octubre 3, 2022

Inflación afecta la alimentación de los sonorenses; compran menos comida

Datos del Inegi señalan que para 33.5% de los sonorenses mayores de 18 años, el aumento de precios es la preocupación más importante

Como cada quincena, Maritza Facundo González recorre los comercios para adquirir productos básicos para su alimentación y la de su familia, pero la incertidumbre de saber si le alcanzará es una constante cada vez mayor, sobre todo tras un incremento del 8.8% de la inflación en Hermosillo durante agosto.

Martiza no es la única con esta preocupación, datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) señalan que para el 33.5% de los sonorenses mayores de 18 años, el aumento de precios es la preocupación más importante que les aqueja después de la inseguridad.

“Las tortillas, huevos, todo subió, suben de precio los productos, la comida, todo, pero el salario no sube, un peso, dos pesos, no alcanza, sobre todo la tortilla subió mucho, el huevo, todo”, expresó Facundo González.

Lee también: Inflación desacelera a 8.76% en primera quincena de septiembre; jitomate, con mayor incidencia

Hermosillo es la ciudad con la tortilla de maíz más cara de México, el kilo ronda los 30 pesos en algunos establecimientos, mientras que la cartera con 30 huevos tiene un valor cercano a los 100 pesos.

Esta situación ha provocado que algunas personas tengan que ajustar su alimentación debido a la falta de recursos para adquirir los insumos de la canasta básica por su aumento en el precio.

En el caso de Maritza, compartió que en su hogar viven cuatro personas, incluyendo una hija de 11 años que va a la secundaria, y sólo subsisten con la poca pensión que recibe su esposo, por lo que cada quincena tienen que tomar estrictas medidas para poder comer.

“Ya no compramos lo mismo, o compras carne o compras frijoles o verduras porque ya todo está muy caro, incluso el jabón y todo lo que ocupas en la casa, a veces no comemos algunas cosas que consumimos antes como algunas verduras, frutas, carnes, si comías dos o tres veces ahora comes una si te alcanza”, expuso.

Aunado a esto, mencionó que tiene que pagar alrededor de 2 mil pesos por el servicio de energía eléctrica, lo que reduce más su presupuesto para comprar una mayor variedad de productos alimenticios.

“Ya tampoco se puede hacer tanto, la papa subió más de 30 pesos y las calabacitas 27 pesos donde yo las compro, así va a quedar igual que la carne y frijol. No podemos hacer una dieta bien, somos discapacitados y diabéticos, es más complicada la situación”, externó.

No les alcanza la quincena

Los precios en la canasta básica de los hermosillenses se han ajustado cada quincena, ya que en la segunda quincena de agosto Hermosillo alcanzó el 8.8% de inflación, un punto más que lo registrado en la quincena anterior, incluso con esa cifra se ubica por encima de la media nacional que es de 8.7%.

Al respecto, Jennifer Espinoza Ramos, investigadora de Hermosillo ¿Cómo Vamos?, especializada en seguridad y pobreza alimentaria, declaró que en la capital sonorense el 24% de la población, con corte en 2021, estaba en pobreza laboral, es decir, no tenían el sueldo suficiente para adquirir la canasta básica.

Además de esto, informó que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y el Censo 2020 del Inegi exhiben que son cerca de 170 mil hermosillenses los que están en carencia alimentaria, es decir, acceso a todos los productos básicos.

“El tema general de los precios es preocupante no sólo porque estamos hablando de cuestiones prácticas como de sobrevivencia, de ingerencia de alimentos o calorías, sino también dado al contexto que tenemos en Sonora”, resaltó.

Tras un análisis de los datos de la Coneval y el Inegi de 2020, la especialista indicó que a nivel estatal el 10% de los hogares tenían acceso limitado a la comida, de esa cantidad, el 22.7% dijeron que tenían una alimentación con muy poca variedad de productos, mientras que 10.2% dejó de desayunar, comer o cenar por cuestión de economía.

Agregó que 17.1% dijo que comió menos de lo que pensaba que debía comer, pero los recursos no alcanzaron para comer lo que pensaba, 9.7% sintió hambre, pero no comió y 7.8% comió una sola vez al día o dejó de comer en el día.

“A partir de la pandemia empezamos a ver cómo el Covid-19 empieza a trastocar la situación económica de los sonorenses, en general de los mexicanos, se puede ver que a pesar de una lenta y paulatina recuperación, que se puede ver en una mayor apertura de empresas, todavía no se alcanza a materializar en los bolsillos de los hermosillenses”, manifestó.

También resaltó que el Coneval en su último estudio de 2020, tres de cada diez sonorenses no puede satisfacer sus necesidades básicas alimentarias, lo cual incrementa si se contemplan otros gastos como la educación y la salud.

Por ello una persona requiere al menos 3 mil 722.4 pesos de ingreso para cubrir los principales gastos del hogar, incluyendo el transporte y la recreación.

Comerciantes también son afectados

El encarecimiento de ciertos productos también ha complicado el trabajo de los comerciantes, sobre todo de aquellos que se dedican a la venta de la canasta básica.

Aracely Gaxiola Escalante tiene más de un año con su negocio de tortillas de harina en Hermosillo, pero ha notado que desde hace unos meses ha disminuido su clientela por los precios que ha tenido que ajustar.

“Los insumos siguen subiendo de precio, a cada rato tenemos que cambiar los precios porque sube la tortilla, los jamoncillos, las obleas y coyotas, ya no estamos ganando lo mismo que vendíamos, antes eran 10 mil ahora son 8 mil”, comentó.

En el caso de María del Carmen Ovalles, comerciante de frutas y verduras con más de 25 años en el Mercado Municipal número 1, coincidió en que todos los días los proveedores cambian los precios, ya sea por la inflación o por la escasez de los mismos.

“Sí afecta tanto en comprar como para vender, a toda la gente, no nomás al que vende, porque el cliente todo los días que viene nota el cambio. Procuramos mantener los precios, las bolsitas de verdura son alrededor de 20 pesos, tratamos que el precio sea el mismo”, platicó.

Además de esto, reconoció que hay ciertos productos que tienen más demanda que otros durante la temporada, como la papa, el tomate y el chile, a comparación de otros, asimismo los clientes siguen siendo los mismos, por lo que no ha disminuido tanto su visita, pero tampoco se ha registrado un alto incremento.

Por último, Damián Ortega, quien tiene 35 años como comerciante, aseguró que en su caso no se ha percibido una afectación por estos incrementos, sobre todo tras implementar una medida, mantener los precios más bajos que la competencia.

“No me gusta cambiar los precios constantemente, si bien es cierto que ha habido una alza por ejemplo en el maíz que yo vendo nixtamal, hemos tratado de mantener los mismos precios, la masa promedio y el nixtamal promedio, mi competencia lo trae en 28 pesos, aquí lo he mantenido en 20”, explicó.

¿Quieres recibir noticias directo en tu celular? Suscríbete aquí a nuestro canal de WhatsApp

Su alternativa lo ha mantenido protegido de una afectación más severa, garantizó, incluso con esto ayuda a la economía de otras familias que están pasando momentos difíciles debido a la inflación en México.

¡Regístrate y accede a la edición digital de nuestro semanario!

Tomado de https://www.elsoldehermosillo.com.mx/rss.xml

#ExpresionSonoraNoticias

#Sonora

#Hermosillo

#RedesSociales

#ESN