abril 18, 2021

#IndustriasCulturales Ficticia Editorial: cuando una pandilla de amigos funda una casa de libros

Cuando Marcial Fernández habla lo hace con calma, saltando entre temas, como quien sabe de muchas cosas: «No tengo el don de ser concreto», dice. Pero ese conocer muchas cosas lo convierte en un buen editor, el fundador de Ficticia Editorial....

// Por: Concepción Moreno

Jue 18 marzo, 2021

Cuando Marcial Fernández habla lo hace con calma, saltando entre temas, como quien sabe de muchas cosas: «No tengo el don de ser concreto», dice. Pero ese conocer muchas cosas lo convierte en un buen editor, el fundador de Ficticia Editorial.

«La historia Ficticia comienza en el siglo XX. Empezó como una ciudad virtual en Internet, donde se pretendía que todos los espacios estuvieran cubiertos de cuentos, historia o relatos. Poco a poco llegamos a la conclusión de que teníamos que mudarnos al papel». Recorrió el camino al revés de lo que ha pasado con muchas editoriales: pasó de lo digital a lo analógico.

Ficticia es una editorial, fundamentalmente, dedicada al cuento, sobre todo el escrito en español. «Tenemos además, una colección de novela, una de futbol,  otra de ensayos y libros de arte… pero nuestra línea principal es el cuento», explica el editor. Una de las especialidades de Ficticia es microrrelato, que también se conoce como minificción, cuento jíbaro o cuento bonsái: cuentos que se narran en una sola línea. Un cuento en un tuit, digamos.

México es un país fecundo para el cuento, como explica Fernández, por la larga tradición oral con la que cuenta nuestro país. «Somos un país de charlistas, vivimos en canciones, leyendas, mitos… El carácter del mexicano se presta para experiencias más lúdicas que intensas». 

Lo que nace como amistad y se convierte en sociedad

Una de las líneas que llaman la atención entre las colecciones de Ficticia es la de libros de futbol. Tan importante que es en nuestro país el futbol, el tema ha sido poco visitado por nuestra literatura: «Según tengo conocimiento es la única colección que existe sobre el género, por lo menos en México. El caso es que los que hacemos Ficticia también jugamos futbol. El que nos mantenía el futbol, los uniformes y las fiestas era Félix Fernández (exportero del Atlante y seleccionado nacional), era nuestro ‘Púas’ Olivares, nuestro campeón».

Félix Fernández escribía en el periódico Reforma y un día le mostró a Marcial un libro inédito. Decidió publicarlo en Ficticia y así nació la colección de futbol. Todo en Ficticia se parece a una aventura de amigos. Una pandilla de cuentistas, artistas visuales «e ingenieros de computación, como les decían antes».

Aparte de publicar a los amigos, Ficticia cuenta con varios autores de plana mayor en su catálogo, como Juan José  Arreola o Salvador Elizondo.

Una de las novedades editoriales de este año para Ficticia es el título Mecanismos mentales, de Elizondo, una antología de la obra del autor por parte del escritor Javier García-Galiano.

Salvador Elizondo recibe este año un homenaje en Ficticia  

«Hacer libros es, a veces, sustentable»

Ficticia lleva 22 años de existir y mantenerse a flote. Lo hace contra las crisis económicas, las personales y la competencia desleal.

«El año pasado, año de la pandemia, sacamos seis títulos, de los cuales no se vendió ni uno. Por internet, en términos reales, no se vende nada». Pero aclara el editor que nunca han pretendido ser una gran empresa que viva exclusivamente de vender y producir libros. «Les pagamos a quienes les tenemos que pagar, los empleados de la editorial, y ya».

«La principal competencia desleal viene del Estado», dice Fernández, «a través de su editorial y sus librerías… El Fondo de Cultura Económica hace prácticas como guerras de precios, dumping (vender a precios menores a los de producción), etcétera».

En 2019 se cortaron todas las ayudas oficiales a las editoriales independientes y Ficticia, como tantas otras, sufrió. «El 2019 fue el peor año de la historia de Ficticia debido al retiro de esos apoyos. Se abandonó a las editoriales pequeñas y no es que antes fuera muy grande, pero en este sexenio se nos ha dejado de lado, se abandonó al sector». 

Ficticia es como un juego para Marcial Fernández. ¿Pero es una empresa viable? «A veces», dice el editor. «Las ganancias las reinvertimos y con eso nos mantenemos a flote».

Este año Ficticia se avienta a un nuevo emprendimiento con la producción de audiolibros. «Estamos buscando nuevas formas de acercarnos a los lectores, de atraerlos. Ficticia siempre se ha distinguido por su contenido de calidad y creo que eso es los que nos permite sobrevivir», concluye.

Todo el catálogo de Ficticia puede conocerse en su tienda en línea: https://www.ficticia.com/

#Expresion-Sonora.com #Sonora
Tomado de https://warp.la/

A %d blogueros les gusta esto: