Hipnosis 2023: Todo lo que tenemos es ahora

Fotos por Mauricio Kuri. Con toda una amplia gama de festivales y conciertos traídos al país de forma masiva, a veces se nos olvida dar la vuelta a la cabeza y ver las propuestas independientes que nos ofrecen experiencias diferentes. Hipnosis...

Fotos por Mauricio Kuri.

Con toda una amplia gama de festivales y conciertos traídos al país de forma masiva, a veces se nos olvida dar la vuelta a la cabeza y ver las propuestas independientes que nos ofrecen experiencias diferentes. Hipnosis surge en 2017 con la idea de crear una comunidad que abrace los sonidos más crudos y potentes.

Luego de seis años, y con una edición de 2022 que superó las expectativas, Hipnosis 2023 tenía una tarea complicada, pues desde el año pasado con Mars Volta, Primus y hasta el último show de Kikagaku Moyo crearon un concepto que quizá ya era diferente al inicio pero que abrió las puertas a nuevas posibilidades técnicas, de sonidos y hasta de públicos.

Es por eso que en 2023 con un cartel que muchos llamaron más light que anteriores Hipnosis, el festival mutó y enfrentó un nuevo concepto, dando cabida al R&B y sonidos más ligeros, sin dejar de lado la psicodelia que tanto los caracterizó desde el 2017 en el Lomas Altas.

Al oriente del arcoíris

Por tercera ocasión, el festival se realizó en la Ciudad de México, pero ahora al oriente de esta, en el Parque Cuitláhuac de Iztapalapa, pero desde el anuncio de la sede mucha gente mostró descontento, alegando que era “una zona peligrosa”. Pero una vez dentro del parque, el ambiente era idóneo.

Aunque un poco reducido comparado con el año pasado, nos recibían unas letras grandes con el logo del festival, y los escenarios gemelos postrados hacia el poniente de la ciudad. Con el sol sobre Iztapalapa, La Ciencia Simple llegaba desde Chile con patrones atmosféricos para abrir el festival.

Y en el escenario contiguo, Los Mundos desde Monterrey ponían sobre la mesa un fuzz y guitarras potentes, dignos de la experimentación modular que llevan rato haciendo.

Lo interesante de Hipnosis es que no hay manera de perderte alguna de las bandas, pues al tener escenarios gemelos únicamente, al terminar una banda empieza la otra. Y para seguir con el festejo, y cambiando el mood, el dúo Agar Agar voló desde Francia para un coctel de synth pop.

Siguiendo con ese estilo, pero enfocado en pop psicodélico, el dúo italiano Dumbo Gets Mad salió a escena. Mientras que del otro escenario, el estilo cambiaba por completo para recibir a los poderosos All Them Witches con quizá el único momento de stoner en todo el festival, y acá me pregunté si acaso hacía falta este género, pues esta edición pintaba para algo más bailable y suave.

En punto de las 16:30 llegaba The Brian Jonestown Massacre, un proyecto pedido por muchísimos y que en los últimos seis años por alguna u otra razón no podían venir. Pero por fin se hizo, aunque algo apresurado por la premura de su show. Quizá el set de The Brian Jonestown Massacre se sintió extraño al ser demasiado temprano, pero fue disfrutable y entrañable.

De vuelta al viaje

Los colores y la vibra bailable se hicieron presentes a partir de las 17:30, pues el dúo conformado por el fundador de Animal Collective, Panda Bear y el mítico productor Sonic Boom presentaron canciones de su reciente disco colaborativo Reset (2022) en un set que es difícil de encasillar, pero digamos que fue atmosférico y hasta caótico.

Dos entes postrados sobre el escenario abriendo sus mentes en canciones más instrumentales que líricas pero que decían mucho aún así.

Para muchos, igual para nosotros, Altin Gün se robó el festival. El dúo que perfecciona el rock psicodélico con el folclor turco de una manera brillante presentó el set más bailable y disfrutable de toda la jornada. Con una bandolina, un sintetizador y un par de guitarras dieron cátedra de un sonido fresco, innovador y cautivante.

La magia continuó con Melody’s Echo Chamber, con canciones reflexivas y un sonido que asemejaba un viaje estelar dentro de nosotros mismos. Con tracks de su más reciente disco Unfold (2022), la artista encabezó el momento perfecto para el comiendo del anochecer, con riffs potentes y una energía cautivadora.

En el otro escenario, desde Inglaterra llegaba Temples luego de cuatro años de ausencia. El cuarteto, quienes vestían hasta elegante, promocionaban su disco Exotico (2023) con un set que, aunque con algunas fallas, la actitud de la banda levantó por completo el ambiente.

Noche de colores y estrellas

Acercándose el final de la noche, Boy Harsher regresaba al país apenas un año después de su doble jornada en el Indie Rocks!, y la fiesta estuvo increíble. Su set puedo definirlo como un baile caótico, gótico y sombrío, pero con toda la diversión del mundo.

Llegó el turno de Toro y Moi, con una presencia sobre el escenario impactante. Junto con sus tres músicos, creó una banda en vivo con una sinergia increíble y llena de vida, acompañados de los visuales sencillos pero pulcros y bien logrados donde la psicodelia dejó de lado al clásico R&B del músico.

La prueba comenzó, pues los Flaming Lips nos mostraron colores que no sabíamos apreciar. Con un set de una hora y quince, la banda americana trajo consigo el show completo presentando su disco Yoshimi Battles Pink Robots (2002) junto a visuales hipnóticos, cautivantes y llenos de amor.

Justamente con esto quiero cerrar, pues después de oír tantas veces la palabra “amor” de la boca de Wayne Coyne, se me quedó algo de ello. Más cuando, previo a interpretar ‘Do You Realize?‘ dijo al público “si están junto a su pareja, amigos o familia, abrácenlos, y háganles saber cuánto los aman”.

Y todo este sentimiento de unión me sacudió algo en mi interior. Entre los papelitos de forma extraña que arrojó la banda desde el escenario con los globos que decían “Fuck Yeah Hipnosis” me percaté de que el amor que brota de nosotros es ahora únicamente, y no habrá más.

Justo como dice ‘Do You Realize?‘: “¿Te has dado cuenta que todos los que conoces algún día morirán?”. Creo que ese pensamiento, de lo efímero del humano, es impactante y a su vez lleno de esperanza, una esperanza de vivir y amar, porque es lo único que nos mantiene vivos.

Al final Hipnosis 2023 nos enseñó a amar, a disfrutar y a gozar la vida a través de la psicodelia. Bailamos todos puertas adentro del parque, y así estuviéramos lejos de casa, con mucho frío o con la cabeza dando vueltas por todo lo que habíamos gastado, ya no importaba.

Importaba el momento en el que vivíamos, porque todo lo que tenemos es ahora, y ese ahora no regresará.

#Expresion-Sonora.com #Sonora
Tomado de https://warp.la/