¿Hay solución para la crisis climática, plantea la sexta edición de El Aleph

La contingencia ambiental en el Valle de México es otra forma de confinamiento y una llamada de atención más, advierten en la presentación del festival que cruza las ciencias exactas y las disciplinas creativas, a llevarse a cabo del 19...

Es tiempo de pensarnos juntos como planeta, porque la pandemia también trajo esta idea de la que ya no nos vamos a desprender: lo que le pasa a uno, nos pasa a todos”. 

Rosa Beltrán, coordinadora de Cultura UNAM.

En el primer año de pandemia, durante los meses de confinamiento absoluto en prácticamente todo el globo, nos acostumbramos a ver imágenes de jabalíes paseándose por Haifa, en India, y Barcelona, en España, o de un grupo de cabras retomando los pasos en las ciudades costeras de Gales y de un puma en las calles de Santiago de Chile, lo mismo que un delfín escabulléndose por los canales de Venecia.

El mundo se tomaba el respiro de una humanidad que se vio obligada a recular ante el virus más globalizado que ha visto la historia. Pero esa serie de pinceladas de utopía eran una tregua que no tardó en disolverse nada más comenzó el periodo aún de fragilidad sanitaria al que muchos llaman de “pospandemia”. Ahora mismo, frente a nosotros se reitera un viejo dilema, ahora impostergable: el cambio climático.

La crisis que nunca se fue

Por esta razón, la sexta edición de El Aleph. Festival de Arte y Ciencia, organizado por la UNAM, plantea el tema “Las fronteras del medio ambiente”, en una versión híbrida del 19 al 29 de mayo.

La doctora Rosa Beltrán, coordinadora de Cultura UNAM, junto con el divulgador José Gordon, quien es curador del encuentro, y Juan Ayala, secretario técnico de Planeación y Programación de la misma coordinación, presentaron los pormenores del encuentro.

“Después de dos años de confinamiento, los que ansiábamos la salida y también pensábamos que habíamos aprendido mucho en el sentido antropológico, nos dimos cuenta de que salimos a un universo complejo en muchos sentidos: enfermedad, muerte, debacle económica, una guerra y, por si esto fuera poco, una crisis del medio ambiente”, introdujo Rosa Beltrán e hizo referencia a la contingencia ambiental de la semana pasada:

“El vernos otra vez confinados, no podernos mover porque el aire se volvió irrespirable, es otra llamada de atención”.

No obstante, dijo, esta edición de El Aleph no solamente hará hincapié en las heridas autoinfligidas sino que dedicará el grueso de sus 179 actividades programadas a repensar posibles medidas de regeneración.

Más PIB para combatir la emergencia climática

Por su parte, el divulgador José Gordon retomó las ideas del Premio Nobel de Química 1998, Mario Molina: “cuando se estaba hablando del calentamiento global, el doctor Molina decía que estudios realizados en Inglaterra y en el MIT habían mostrado que con el 2 o 3% del PIB global se tendrían los recursos necesarios para revertirlo. Él me decía que ese porcentaje sí, es costosísimo, pero en comparación a todo lo que ya nos están costando las sequías, inundaciones, ciclones, todas las crisis que vemos aparecer una y otra vez, no es nada. El asunto es que verdaderamente ya estamos sufriendo del problema y no nos damos cuenta”.

Por todo lo anterior, Gordon destacó la presencia en la sexta edición de El Aleph de la antropóloga estadounidense Anna Tsing, quien, acompañada por la lingüista y activista Yásnaya Aguilar, dibujarán otro tipo de futuros posibles en relación a la crisis climática. También viajará a nuestro país la científica israelí Hadas Mamane, quien se ha especializado en la optimización de la calidad del agua en sitios con pocos recursos, y de la astrofísica francesa Fatoumata Kébé, quien hablará sobre la contaminación de los desechos espaciales que nos orbitan.

Asimismo, el encuentro recibirá al doctor José Sarukhán, investigador emérito de la UNAM y titular de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), que impartirá la conferencia inaugural “Cambio ambiental global: retos y posibilidades”.

Finalmente, el curador del festival retomó las palabras del célebre astrónomo Carl Sagan: “no hay mejor demostración de la locura de la vanidad humana que nuestra indiferencia ante lo que ocurre en el planeta”.

Los diálogos con las artes

Juan Ayala destacó algunos de los diálogos artísticos dentro del programa de la sexta edición del festival.

Con la pieza Earthquake Mass Re: Imagined, producto de la colaboración entre vulcanólogos y sismólogos de la UNAM con la artista sonora británica Kathy Hinde, se explorarán los efectos del movimiento sísmico en el sonido. El trabajo se instalará en el Palacio de la Autonomía, Centro Histórico.

Otra colaboración entre artistas y científicos será la propuesta textil DEOM. Diseño, Escena y Otras Materialidades, para la que se convocó a diseñadores mexicanos de distintas áreas y universidades, quienes, con ayuda de expertos de la máxima casa de estudios, crearon atuendos a partir de biomateriales. Los resultados se presentarán en una pasarela el 25 de mayo en el Palacio de Medicina.

Además, completó, la huella de carbono por el uso desmedido de las computadoras en procesos masivos cada vez más recurrentes, como la minería de criptomonedas, no puede pasar desapercibida y será parte del conversatorio virtual “¿Cuánto pesa la nube?”, con la participación de artistas y curadoras de México y España. Además, adelantó la presentación del libro El capitaloceno. Una historia radical de la crisis climática, de Francisco Serratos. “Es un excelente ejemplo de cómo la época hipercapitalista, de hiperindustrialización, ha generado muchos de los problemas transversales a los que ahora nos enfrentamos”, concluyó.

ricardo.quiroga@eleconomista.mx

Tomado de https://www.eleconomista.com.mx/