Ha de ser maravilloso poder volar como las aves: Fabiola Larrondo

ENTREVISTA: JESÚS ARRIAGA/LALUPA.MX

FOTOS: RICARDO ARELLANO/LALUPA.MX

Martha Fabiola Larrondo Montes, regidora del municipio de Querétaro, amante de la filosofía, de cocinar, la lectura y la música flamenca, dice que si pudiera cambiar una etapa de la historia sería antes de la Segunda Guerra Mundial para evitar la muerte y sufrimiento de millones de personas.

“En el Confesionario” de lalupa.mx, la regidora de Morena y exdiputada local, habla de sus mascotas, de cómo su corazón se reparte en tres facultades de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), su dificultad para aprender música, su amor por la naturaleza y la admiración por distintas mujeres que cambiaron la historia, el gusto por las caminatas y el dolor que le causa la violencia familiar.

¿Cómo comienza tu día?

En la casa, siempre trabajo en la casa, nunca falta. Desde luego agradeciendo que estamos un día más y ya sabes, las labores de la casa, poniendo la lavadora. Tengo seis perritos adoptados, hay que darles de comer a los perritos. Preparar el desayuno, porque es el alimento más importante del día. Ya uno desayuna y estamos preparados para lo que venga en el día.

Es en función de la agenda, pero normalmente es organizarse en la casa. Los sábados tengo oportunidad y me voy al club, algo de gimnasia y voy a yoga y cuando tengo tiempo me meto a nadar.

Los domingos, si no hay eventos de trabajo, disfrutar a la familia. Vivo en el centro y disfruto mucho caminar en el centro, estar en las plazas, disfrutando de eventos que organiza el municipio o lo que hay en el jardín Zenea.

¿A qué te hubiera gustado dedicarte, si no fueras servidor público, representante popular?

Soy abogada. Mi profesión es Derecho. Estudié en la Universidad Autónoma de Querétaro, soy 100 por ciento UAQ. La licenciatura, las maestrías, el doctorado, tuve la fortuna de formar parte de la primera generación de doctores en Derecho, y me tocó también la oportunidad de cursar una Maestría en Filosofía.

Yo siempre les digo que mi corazón es tripartita: Una parte de la Facultad de Derecho, porque ahí me formé. Otra en la Facultad de Filosofía, porque he estudiado filosofía, y otra en la Facultad de Contaduría, porque empecé a trabajar dando clases muy joven, cuando recién terminé la carrera. Fue la primera facultad donde empecé a trabajar. Todavía era escuela, todavía no pasábamos al nivel de maestrías, entonces tengo un cariño especial por esas tres facultades.

Mi carrera me llevó al servicio público, porque empecé a trabajar siendo estudiante. Se viene el cambio de gobierno municipal de 1979 y pido la oportunidad de entrar a trabajar al Registro Civil. Estuve como encargada de la Secretaría de 1979 a 1982. El Registro Civil cambió mi vida, es una institución que quiero muchísimo, porque es una institución que nos da la identidad y aprendí a formarme como servidora pública. Me encanta la filosofía, me encanta la docencia. En Derecho tengo casi 25 años dando clases. La docencia ha sido para mí un pilar. Si no es la función pública, es la docencia.

¿A qué actividad nunca te dedicarías?

Tendría que ser algo que no se me diera. Música, soy negada para la música. No tengo oído, me correrían. En el coro de la escuela, estudié en el Instituto Plancarte, y recordábamos que hace poquito murió el maestro Felipe de las Casas, maestro ejemplar, músico extraordinario y decíamos: Qué paciencia nos tenían, porque la verdad (éramos) bien desafinadas. Era muy decente hasta para decirnos cállense. Lo que no me gusta mucho es el derecho penal. Como abogada nunca me gustó la rama del derecho penal.

¿En qué red social te sientes más cómodo?

Facebook. A mí me costó trabajo. Yo soy, les digo, de la antigüedad. En Facebook es en donde tenemos nuestra página aquí que estamos trabajando para subir propuestas, las noticias del trabajo del Cabildo, replicar temas importantes me parece que es una buena opción. Hoy en día las redes tienen sus pros y sus contras, pero, creo yo, que se debe de manejar siempre la verdad.

¿A qué dedicas tu tiempo libre?

Me gusta mucho la repostería, la cocina. Tengo un ratito, digo: Voy a hacer un pastel, unas galletitas. Tengo dos hijos y me dicen: Mamá, mejor ponte a hacer esto, a revisar esto otro; ya estás haciendo tus pasteles. Bueno, me gusta, me distraigo. Me gusta mucho. Mi mamá era una gran repostera y tenía un toque para la comida riquísimo, entonces yo aprendí de verla. Me gustan mucho las plantas. Tengo en la casa muchas plantas. El fin de semana ando regando todos los arbolitos, revisando los nidos de los pajaritos. Me gusta mucho caminar, la lectura. Me gusta tener dos o tres libros a la vez de diferentes temas, aunque siempre tengo un libro de filosofía, porque hay que estar ahí. Como doy clases de Filosofía del Derecho tengo que estar actualizada. Me gustan mucho los temas de historia, tanto de Grecia como de Roma y que es la base del Derecho. También me gustan las historias de vida. Me gusta viajar. He tenido la oportunidad, desde muy jovencita, de viajar. Conozco muchas partes del mundo. Afortunadamente mi papá me daba esa confianza. Hice muchos viajes con mi madre. Con él (su padre) menos porque era un hombre mayor. Hoy con mis hijos, igual. Me gustan mucho los caballos. Hoy ya casi no practico, pero durante muchos años de mi vida practiqué la equitación, el salto de obstáculos.

¿Serie o película?

Las series son mucho tiempo. Durante la pandemia, las series. Ahí estaba uno bien entretenido. Lo malo, que de repente decíamos: Ya son las dos de la mañana, pero de todos modos no tenemos que irnos temprano. Clases en Zoom. Trabajábamos desde la oficina en la casa. Me gusta mucho ir al cine, la pantalla grande. Tienes tu televisión en la casa, pero ir a disfrutar al cine. El cine arte, pero la comodidad en casa nos hizo recluirnos ahí.

¿Cuál es tu favorita?

Películas, me gustan mucho las históricas, pero hay una película que me gusta mucho, romántica, que es Un paseo por las nubes. Me gustan hasta las de caricaturas, las de Walt Disney. Las películas de Cantinflas… es que no te aburren. El cine mexicano tuvo una época de películas extraordinarias, pero Un paseo por las nubes me gusta mucho porque es costumbrista y hay personas que me recuerdan mucho a mi papá.

¿Como está integrada tu playlist?

Me gusta mucho Paco de Lucía, me gusta mucho la guitarra española. Me gusta mucho el flamenco, Joan Manuel Serrat. Nuevas voces me gusta Pedro Alborán, Hernaldo Zúñiga, Mijares, la música en francés, el idioma francés me encanta… Charles Aznavour, Edith Piaf. La ópera, y bueno, José José me encanta, las composiciones de Armando Manzanero, me parece que era extraordinario.

La música mexicana, los grandes… José Alfredo Jiménez. Sus canciones son verdaderas poesías, llenas de nostalgia, tragedia, todo conjuntado.

Una de las voces que me gustaban mucho era Javier Solís. También me gusta Queen, Alice Cooper, Led Zeppelin, Rolling Stones. Creo que la música es parte de la esencia del ser humano.

Menciona una canción, un cantante y un grupo?

Queen. We are the champions. Joan Manuel Serrat,

¿Tu libro de cabecera, y por qué?

Tiene que ser uno de filosofía. Me gusta mucho Las máximas de Epicuro, máximas para una vida feliz, porque habla de que el hombre sereno no causa disturbios, ni para sí mismo ni para los demás, tratar de encontrar ese equilibrio. Tengo ahí mis libros de filosofía siempre y voy alternando con lo que voy leyendo según recomendaciones y lo que veo. Yo pido vida y que pueda leer todo lo que tenga que leer.

¿Tu equipo de fut?

Toda mi vida le he ido a las Chivas del Guadalajara. Sí, me gusta, pero no soy fanática, en todo me gusta ser muy equilibrada, pero ahora, desde que tuvieron tanta fama los Gallos le voy a un ser mitológico, mitad gallo, mitad chiva, para no quedar mal.

¿Cuál es tu platillo favorito, ese que comerías toda tu vida y nunca te cansarías?

Los quesos. El queso con todo. Así como platillo… la pasta. El queso y la pasta combinan con todo.

¿Tequila o vino?

Vino, porque el tequila es muy fuerte.

¿Tu personaje histórico favorito, y por qué? 

Doña Hermila Topete, que fue esta mujer mexicana, de Coahuila, la que empieza a hablar de la defensa de los derechos de la mujer en la época de Venustiano Carranza. Ella estuvo luchando para que la mujer pudiera votar en México, y sobre todo la libertad de la mujer hasta en sus derechos sexuales. Hacen congresos en Quintana Roo con Elvia Carrillo, que también es otra de las mujeres que empieza la lucha por la participación de la mujer en la política.

Si vamos más atrás, con Hipatia, esta filósofa que lucha y que muere finalmente por defender la filosofía.

¿Qué le dirías si te lo llegaras a encontrar?

Le diría que gracias, porque fue una motivación en mí para luchar por defender los derechos de la mujer. Gracias por darnos esa fuerza para luchar, para no claudicar ante los obstáculos.

¿A qué momento de la historia te gustaría regresar y qué momento cambiarías?

Antes de la Segunda Guerra Mundial. Las guerras no se justifican, aunque el sociólogo Malthus diga que es necesaria como forma de control de la natalidad, antes lo manifestaban así pero fue terrible por toda la mortandad de gente inocente que tenían algo de sangre judía, ese afán de Hitler de dominio, la aniquilación de gente. Al mismo tiempo se desarrolla la guerra civil española. Las guerras civiles me parecen inaceptables… echar a pelear a tus hermanos me parece terrible.

¿Un personaje de ficción?

Batman. Me gustaba mucho de chiquilla. Batman, porque siempre era la justicia en Ciudad Gótica.

¿Qué es lo que más te entristece en la vida?

Que haya personas que mueran de hambre. Eso es algo que no lo concibo, porque si uno tiene una maceta con tierra… no concibo que no haya políticas para generar trabajo y la producción. También me entristece mucho ver y más que antes, jóvenes, muy jovencitos, con alguna adicción. Eso me parte el alma. Todo eso es por la violencia familiar que los va llevando a eso, a huir de sus casas, huyendo de la violencia, de la falta de amor, de los golpes, refugiarse en las drogas. Ahora me preocupa también la falta de agua.

¿Cuál es tu ideal de felicidad?

Yo creo que empieza desde ubicarte en lo que eres, en lo que tienes, y aceptarte como eres, quererte y respetarte a ti mismo, para que de alguna manera abrirte hacia la felicidad, buscar la felicidad y dar felicidad. Es algo de adentro, de uno, porque puedes tener todo lo material y ser bien infeliz. Yo creo que es algo de ti, trabajar en ti, disfrutar de la vida, pero sobre todo esa oportunidad que tenemos de aceptarnos como somos, nuestras limitaciones y de ahí ser mejores.

¿Cuál es el principal rasgo de carácter?

Decía mi papá que era cuchillito de palo. Insisto, insisto. Soy persistente, seguir duro y duro. Creo que tengo esa cualidad de que cuando me propongo algo hay que intentarlo. Algo que creo tengo yo, es que me gusta concluir lo que empiezo.

¿Qué es lo que más detestas de los hábitos propios?

Me cuesta trabajo… guardo muchas cosas porque todo lo tengo como relacionado, como que esto me la regaló mi mamá, mi abuelita… no sé si sea un mal hábito, entonces procuro tener ordenado, pero me cuesta trabajo desprenderme de cosas que tienen un significado, un valor afectivo.

¿Y de los ajenos? 

No me gusta que las personas critiquen, más cuando no está de frente, sin conocer.

¿Qué don te gustaría poseer?

Caray (ríe). Yo creo que volar, como las aves. Ha de ser maravilloso.

¿Cómo te gustaría morir?

En mi casa. Ojalá tenga la oportunidad de morir en mi casa que me gusta mucho. Ahí siento a mis padres. Me gustaría morir ahí en paz, en mi casa. No en un hospital, defiendo mucho la voluntad anticipada. Es más, me gustaría sentada en una mecedora bajo mi árbol de naranjo, de un infarto, ya mayor, porque quiero vivir muchos años, pero bien, estar bien mentalmente.

Defínete en tres palabras.

Me defino como una mujer transparente, feliz y comprometida.

¿Cómo te ves en un futuro?

Con el bastón de mi abuelo, en algunos años, yendo a la universidad, seguir subiendo los escalones de la Facultad de Derecho. Disfrutar caminar en el centro de Querétaro, seguir leyendo y seguir conociendo personas y lugares.

¿Cómo ves a Querétaro hoy? ¿Cómo te gustaría verlo?

Veo a Querétaro hoy con un desarrollo muy importante. Hay buenos programas, veo complicaciones porque ha crecido tanto y ha llegado gente muy buena, pero también gente de malos hábitos, delincuentes que desde luego vienen a aprovecharse. Hoy estamos ante un Querétaro en el que hay que cuidarse, tu persona, tu patrimonio.

Necesitamos educación vial y educación ambiental. Hay otros temas de educación sexual, emocional.

Tenemos que trabajar en generar conciencia. Ahí está el detalle.

AQUÍ PUEDES LEER TODAS LAS ENTREGAS DE “EN EL CONFESIONARIO” DE LALUPA.MX

https://lalupa.mx/category/historias-que-cuentan/la-entrevista/en-el-confesionario/

(Visited 5 times, 5 visits today)

Last modified: 9 octubre, 2023Tomado de https://lalupa.mx/