julio 10, 2021

Gobierno de Jalisco disuelve violentamente manifestación por abuso contra menores

El gobierno de Jalisco protagonizó un nuevo escándalo luego de que la policía estatal disolviera con lujo de violencia una protesta feminista en Guadalajara, convocada por un caso de abuso físico y sexual en una escuela local.

A través de un comunicado en las redes sociales, el Frente Feminista de Jalisco informó que convocó a una manifestación frente a las oficinas de la Secretaría de Educación de Jalisco (SEJ) ante lo que han considerado como complicidad por parte de las autoridades educativas, las cuales se niegan a acatar las recomendaciones de la Comisión de Derechos Humanos.

El incidente habría ocurrido en 2019, cuando dos pequeñas fueron violentadas por sus compañeros de clase y seis profesores, incluyendo al que estaba presente en el aula, han sido señalados por omisión para prevenir el hecho. Una de las víctimas ha presentado un deterioro en su salud mental y será internada en un hospital psiquiátrico el próximo lunes.

La protesta fue convocada para exhibir la falta de reparaciones hacia las agraviadas por parte de los docentes. Sin embargo, al escalar el tono de la misma –hubo algunas pintas y vidrios rotos por parte de las manifestantes- la Secretaría de Seguridad Pública de la entidad intervino para terminar con el evento.

En los videos que han comenzado a circular en las redes sociales, se puede observar a elementos de la corporación Ateneas que detienen de manera violenta a las participantes. En una de las grabaciones, se observa a varias policías detener a una mujer que llevaba a un bebé en sus brazos, mientras que otras son sometidas por un número excesivo de agentes.

Por ello, el propio Frente Feminista de Jalisco y otras organizaciones han exigido que las diez mujeres que fueron detenidas –incluyendo a dos menores de edad que ya fueron liberadas- durante la manifestación sean liberadas, que la Fiscalía General del Estado garantice el debido proceso y la integridad de las mismas y que la SEJ retire los cargos en su contra.

Esta no sería la primera vez que el gobierno encabezado por Enrique Alfaro se ve inmiscuido en la represión a través del uso de la fuerza. Cabe recordar el caso de Giovanni López, quien murió bajo custodia policial en mayo de 2020, tras haber sido arrestado en Ixtlahuacán de los Membrillos por no usar cubrebocas en la vía pública.

Cuando el caso se hizo público, un mes después, desató una ola de indignación que se extendió por a nivel nacional, generando protestas masivas en Guadalajara, las cuales también fueron reprimidas de manera violenta, pues varias decenas de personas –en su mayoría jóvenes- fueron reportadas como desaparecidas por las fuerzas de seguridad.

Hasta esta mañana, ni el gobernador Alfaro ni el gobierno estatal se han manifestado públicamente acerca de los hechos ocurridos en la capital del estado este viernes.

Imagen: Captura de pantalla

Tomado de https://www.themexico.news/feed/

A %d blogueros les gusta esto: