Franco Battiato y la nueva generación: del melocotón de Call me by your name a la boda de La casa de papel

El cantante italiano pone la banda sonora a dos escenas icónicas de la película de Luca Guadagnino y la serie de Netflix Leer#ExpresionSonoraNoticias Tomado de http://estaticos.elmundo.es/elmundo/rss/cultura...

Audiovisual

Actualizado Martes,
18
mayo
2021

14:01

El cantante italiano pone la banda sonora a dos escenas icónicas de la película de Luca Guadagnino y la serie de Netflix

Pedro Alonso y Álvaro Morte, en La casa de papel
Pedro Alonso y Álvaro Morte, en La casa de papelNetflix

Existe en Franco Battiato esa difícil definición en un género concreto de los grandes músicos y ese atravesar generaciones para colarse en todas. Porque el italiano, parte esencial de las vidas sonoras de gran parte de los nacidos previamente a los 90, también indirectamente ha encontrado su hueco entre millennials y centennials. Esa materia que se ha dado en llamar el mainstream también reclama su dosis de Franco.

Fue Luca Guadagnino uno de los encargados de acercarlo a esas generaciones que se regocijaban en la erótica escena de Timothée Chalamet despedazando un melocotón sobre la cama al calor veraniego de la Toscana y masturbándose con él. ¿Porque saben qué escuchaba Elio en esa escena de Call me by your name? Efectivamente, a Franco Battiato. Porque nada hay para el sufrimiento amoroso y la destrucción melancólica como una canción italiana.

Es por eso que el adolescente cierra las páginas de El corazón de las tinieblas, la novela de Joseph Conrad, y decide cambiar la frecuencia del transistor -sí, un transistor- para sustituir E’ la vita, de Marco Armani, por Radio Varsavia, de Battiato. Dos minutos de descubrimiento de la sexualidad y de culpabilidad en armonñia con lo dice la canción: “El último recurso es olvidar”.

No hay que moverse de La Toscana, sólo desplazarse a una abadía florentina, para encontrar la segunda incursión de Battiato hasta el centro del mainstream. Porque si hay algo que lleva implícito ese término es La casa de papel, la serie de Atresmedia que Netflix acabó convirtiendo en un icono mundial. Y ahí, en una de las escenas más icónicas de la ficción, también está el cantante italiano con Centro di gravità permanente.

Quizás la discografía de Battiato tuviera pocas canciones más reconocidas que esta, pero la serie creada por Álex Pina y Esther Martín Lobato se encargó de entregársela a quien aún no la conociera. Son un coro de monjes, acompañados por un piano, quienes se encargan de iniciar su particular versión antes de que se lancen a bailarla Pedro Alonso, Rodrigo de la Serna, Hovik Keuchkerian, Luka Peros, Álvaro Morte y Diana Gómez.

Quien no querría bailar esa canción en mitad de una boda o discutir sobre el amor y la traición, como hacen en ese momento El profesor y Berlín, teniendo la frase “nunca me hagas cambiar de opinión sobre las cosas de la gente” sonando de fondo. Eso es empezar un matrimonio con buen pie y tener 21 millones de reproducciones en Spotify, una buena forma de perpetuar lo que siempre ha sido un éxito.

Como toda la carrera de un hombre, fallecido este martes, y poco dado a prodigarse en su vida pública y que, sin embargo, no ha dejado de ser una estrella para ninguna generación pasada, presente y, probablemente, futura. Porque quienes no conozcan la carrera de Franco Battiato, no se acerquen por el cine o las series, tienen una tercera oportunidad en Manuel Jabois y su novela Malaherba.

Porque el nombre de su personaje central, Tambu, no proviene de la canción de Bob Dylan –Mr Tambourine Man– sino de Bandera blanca, de Franco Battiato. “Esa canción y Prospettiva Nevski fueron la banda sonora cuando estaba en el hotel familiar de Sanxenxo”, explicaba el propio autor gallego en la presentación de su libro en la librería Tipos infames de Madrid cuando en este mundo no existía pandemia alguna.

También uno puede encontrarse con Battiato en su incursión cinéfila como productor y guionista en Perduto Amor o Musikateny en las bandas sonoras de películas como Sara May; Cellini, una vida violenta, o Padre.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

#ExpresionSonoraNoticias Tomado de http://estaticos.elmundo.es/elmundo/rss/cultura

A %d blogueros les gusta esto: