abril 18, 2021

Familias mexicanas se arman contra la inseguridad

En medio del clima de inseguridad que se vive en el país, la adquisición de armas entre la población civil ha crecido constantemente en los últimos años hasta registrar un récord histórico en 2018, cuando las familias mexicanas se hicieron...

En medio del clima de inseguridad que se vive en el país, la adquisición de armas entre la población civil ha crecido constantemente en los últimos años hasta registrar un récord histórico en 2018, cuando las familias mexicanas se hicieron de 352 mil armas legales o ilegales, lo que representó un aumento anual de 33 por ciento.

El estudio “Adquisición de armas en México 2012-18: hallazgos de la Encuesta Nacional de Victimización por Delitos en México” (que por primera vez identifica el número de armas en posesión de personas no vinculadas al crimen o el narcotráfico) también revela que la mayoría de los mexicanos que se hicieron de armamento fueron hombres jóvenes que desconfían de los cuerpos policiales y que viven en zonas rurales con fuerte actividad criminal.

Carlos Pérez Ricart, autor del informe e investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), señaló que entre 2012 y 2018 al menos 1.89 millones de hogares contaban con un arma de fuego para protección, lo cual representa 5.5 por ciento del total de hogares que existen actualmente en nuestro país

“Si asumimos que el promedio de personas viviendo en una casa es de 3.6 habitantes en nuestro país, inferimos que hubo por lo menos 6.8 millones de personas que tuvieron acceso a armas de fuego desde la comodidad de su casa”, explicó el especialista.

Pérez Ricart declaró que la cifra de mexicanos que tienen una pistola en su hogar puede ser todavía mayor, “porque uno de los grandes problemas que tienen las encuestas es que un buen porcentaje de gente no reconoce tener armas, aunque las tenga”.

“Les enseñé a disparar a mis hijas”

Marcos, un hombre de 62 años que prefiere omitir su nombre real, vive en Ecatepec, Estado de México, y forma parte de esa estadística al haber comprado dos armas cortas en 2017 tras haber sufrido el robo de gran parte de sus ahorros mientras se encontraba de vacaciones con su familia.

“Vivimos en una colonia donde la policía brilla por su ausencia y por suerte el robo ocurrió cuando no estábamos en casa, pero si hubiéramos estado ¿con qué hubiera defendido a mi familia? Por eso compré dos pistolas y le enseñé a disparar a mis hijas”, explicó.

Las armas que tiene Marcos en su hogar fueron adquiridas de manera ilegal, pues un compañero de trabajo se las vendió por 9 mil 500 pesos y ambas pistolas carecen de registro ante la Dirección de Comercialización de Armas y Municiones de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Sobre esta situación, Pérez Ricart señaló en entrevista con MILENIO que el aumento de armas entre la población civil es un asunto que las autoridades deben regular: “Hay más gente comprando armas que antes y eso es muy peligroso. Tenemos que fomentar formas de cooperación entre policías y ciudadanía o buscar la manera de que las tengan de manera legal”.

¿Quién compra armas?

El estudio, que se basó en los resultados de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de Seguridad Pública del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (la cual empezó a registrar en 2012 la posesión de armas en población civil), también diseñó el perfil de las personas que adquirieron un arma en el país, las cuales resultaron ser hombres jóvenes que por lo regular viven en zonas con alta incidencia delictiva.

“La mayor parte de la gente que compra armas son hombres jóvenes; eso es contrario a lo que hay en Estados Unidos donde más bien los viejos son los que compran. En México más bien son jóvenes que viven en lugares rurales y sabemos también que están en zonas donde hay balaceras o actividades criminales alrededor”, explicó Pérez Ricart.

La investigación señala que vivir en un ambiente de inseguridad expone a las personas a ser víctimas de delitos. Esto multiplica las posibilidades de que una persona agredida sienta la necesidad de adquirir un arma para poder defenderse en un siguiente episodio criminal, sobre todo si la víctima perdió la confianza en la eficacia policial.

“Vimos que gente que ha sido victimizada tiende a ser la gente que compra armas. A esto le llamamos efecto de contagio, que actúa como una epidemia: si ya fuiste victimizado, eres más propenso a comprar armas”, reveló el investigador.

A Marcos el hecho de contar con dos armas en su hogar le brinda mayor confianza para poder defender a su familia; sin embargo, Pérez Ricart explicó que usar un arma contra delincuentes en el hogar, “solo aumenta de manera importante las probabilidades de que un familiar resulte herido o muerto”.

Nivel de estudios

La publicación también revela que existe una fuerte participación de la gente con nivel de estudios superiores en la compra de armas y que al tener un mayor ingreso económico, éstas pueden ingresar al campo del coleccionismo, lo cual influye de manera significativa en el incremento de armas dentro de los hogares del país.

“Eso sí es un poco contraintuitivo; habíamos pensado que eran personas con menos ingresos y menos educación las que compraban armas, pero no; lo que descubrimos es que en México gente con altos niveles de educación e ingreso alto son más propensos a comprar, más que los que no tienen ingresos o educación.

“Gente que ya tiene armas en su casa tiene la propensión a comprar más. Hay un fenómeno así en Estados Unidos, donde un gran porcentaje de las armas que hay en manos privadas están concentradas en pocas personas (…) pero pensamos que eso mismo pasa en México”, concluyó Pérez Ricart.

​RLO

#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://milenio.com/

A %d blogueros les gusta esto: