Familiares de pacientes con cáncer reconocen haber tenido acceso a medicamentos

Este martes, padres de niños enfermos de cáncer cerraron la circulación alrededor del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) durante varias horas, en protesta por el desabasto de tratamientos oncológicos para los menores, el cual han venido denunciando desde el fin de semana.

El bloqueo de la terminal aérea más importante del país provocó que reporteros de diversos medios de comunicación acudieran para obtener mayores pormenores sobre la distribución de los fármacos y las protestas. Sin embargo, estos descubrieron que la mayor parte de los participantes no están vinculados a los pacientes.

Entrevistas realizadas en las afueras del AICM que han estado circulando en las redes sociales muestran que la mayoría de los presentes –varios de ellos con pancartas que contenían mensajes políticos- acudió para ‘solidarizarse’ con los menores y sus familias, por lo que resultó difícil encontrar a verdaderos afectados por la situación.

Una de las pocas personas que sí cuenta con un paciente siendo atendido contra el cáncer reveló que, de hecho, su familiar no ha tenido problemas para recibir su tratamiento de manera puntual, estando este internado en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), desmontando la narrativa que se ha construido durante los últimos días.

Cabe recordar que el gobierno federal ha denunciado que había un conjunto de empresas –muchas de ellas importadoras de insumos- que, durante las administraciones anteriores, acapararon las licitaciones para la distribución de medicamentos para el sector público, por lo que se decidió modificar el sistema de adquisiciones.

Una de estas empresas es la farmacéutica jalisciense Pisa, la cual es la encargada de surtir al Hospital Infantil de México de tratamientos contra el cáncer y que habría comenzado a incumplir con entrega de dichos insumos a mediados de 2019, después de que las autoridades sanitarias detectaran diversas irregularidades.

Una bacteria en la solución salina que se administra en los hospitales y la muerte de un menor de edad que recibió un tratamiento de metotrexato en Puebla fueron las razones por las cuales la Comisión Federal para la Prevención de Riesgos Sanitarios (Cofepris) cerrara siete de las fábricas entre abril y mayo de 2019.

El subsecretario de Prevención de la Salud, Hugo López-Gatell, señaló que, a partir de aquel momento, Pisa resolvió no entregar 36 mil dosis de medicamentos para quimioterapia, responsabilizando de esto a Cofepris –con el apoyo de algunos medios de comunicación- e iniciando con el desabasto que algunas instituciones han sufrido desde entonces.

Estas y otras irregularidades provocaron una serie de investigaciones por parte de la Secretaría de la Función Pública, que en octubre de 2020 determinó sancionar a Laboratorios Pisa y sus filiales con 30 meses sin participar en licitaciones y 1 millón de pesos de multa. No obstante, el Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA) ordenó suspender definitivamente el castigo en abril.

Junto con estas irregularidades, se suma la vinculación de los hijos de Carlos Álvarez Bermejo –dueño de la empresa-, accionistas principales de Pisa, con una serie de empresas fantasma investigadas por lavado de dinero, en las que también estaba involucrado el motociclista español Jorge Lorenzo.

Con información de Forbes México y Polemón.

Imagen: El Big Data

Tomado de https://www.themexico.news/feed/

A %d blogueros les gusta esto: