octubre 19, 2022

Europa tiene nuevas medidas contra la crisis energética: a la hora de la verdad, le ha temblado el pulso

Todos quieren solucionar la crisis energética, pero no pagar el precio de algunas medidas. La Comisión Europea ha anunciado hoy cuáles son las medidas para afrontar la crisis energética de cara a este invierno. Son más de una...

Todos quieren solucionar la crisis energética, pero no pagar el precio de algunas medidas. La Comisión Europea ha anunciado hoy cuáles son las medidas para afrontar la crisis energética de cara a este invierno. Son más de una decena de soluciones que recogen algunas de las peticiones, pero se quedan cortas en comparación con el tope al gas que ya se aplica en la Península Ibérica.


Adiós al dominio del TTF. El índice holandés TTF es la gran referencia para los mercados del gas, pero Europa cree que tiene demasiada volatilidad. Desde la invasión de Ucrania el precio del gas se llegó a disparar hasta los 339 euros el megavatio hora, pero luego ha ido bajando. Ese pico en el precio del gas rompió todos los esquemas y por eso desde la Comisión Europea plantean regularlo.

Un tope al gas, pero dinámico. Al contrario que la ‘excepción ibérica’ donde se marca un tope al gas fijo de 40-70€/MWh, la medida de la Comisión será establecer un tope al gas dinámico. Es decir, habrá un máximo de precio para el TTF pero que irá variando cada día.

Se desconoce por el momento cuál será el rango de precios sobre el que estará este límite variable, aunque será bastante amplio, dependiendo de la situación del mercado que determinen las autoridades.

Se acabó ir por libre. La Comisión busca una reacción unitaria de todos los países. En esta crisis energética hemos visto que los intereses particulares de cada país han estado en primera fila, pero con el gas se va a intentar una respuesta coordinada.

Para ello la Comisión propone una compra conjunta de gas obligatoria para la recarga de al menos el 15% de los almacenamientos. Es decir, en vez de que cada país de la Unión pague su propio precio, se buscarán unificar las compras de gas. Todo sea dicho, actualmente el nivel de reservas de la UE es muy elevado y ya alcanza el 92%.

Diferenciando el GNL dentro del precio del gas. El gas natural licuado que llega desde los buques metaneros tiene unas particulares concretas. El índice TTF engloba todo el gas, pero desde la Comisión piden crear un benchmark separado para el GNL. Desde la guerra con Rusia, las importaciones de GNL en Europa están batiendo récords, principalmente provenientes de EEUU y China.

El TTF está muy influenciado por el precio que se paga vía los gasoductos y se cree que puede estar más influenciado por Rusia. Con este nuevo índice para el GNL se quiere reducir la posible influencia del gas que envíe directamente Rusia. Se espera que para abril del 2023 esté en funcionamiento.

Según los datos oficiales de la UE, las importaciones de gas ruso han pasado del 41% en 2021 al 9% en septiembre de 2022. Mientras que el GNL ya supone el 32% de las importaciones de gas.

Solidaridad en caso de cortes de suministro. De los 40 posibles pactos de solidaridad entre los países europeos, únicamente se han firmado seis. La Comisión quiere establecer un pacto de solidaridad por defecto, para que en caso de que haya cortes de suministro, el resto de países tenga la capacidad de contestar en menos de 12 horas y enviar las ayudas necesarias en menos de tres días. Esta medida también regulará los precios compensatorios que deberán pagar en caso de aplicarse.

40.000 millones de euros reasignados. Entre las distintas inversiones hay una que destaca por encima del resto. La Comisión propone que el 10% de los Fondos de Cohesión entre 2014 y 2020 se dediquen a paliar los efectos de la crisis energética.

Parte de estos fondos que estaban dedicados a impulsar economías más débiles estarán orientados a enfrentarse a la crisis de la energía. En total unos 40.000 millones en toda Europa, de los cuales unos 4.200 millones de euros corresponden a España.

Se abre la puerta a la extensión del tope al gas, pero de momento nada. Entre las medidas anunciadas por la Comisión no está el tope al gas directo como el que hay en España y Portugal y se había solicitado. Sin embargo, sí se ha dejado la puerta abierta.

La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, ha explicado que «el gas también hace subir los precios de la electricidad. Y aquí entra en juego el modelo ibérico. Realmente merece ser considerado a nivel de la UE. Todavía hay preguntas por responder, pero no quiero escatimar esfuerzos. Así que enfrentémoslo, analicémoslo y trabajemos en eso».

Imagen | Comisión Europea

#Sonora #Expresion-Sonora.com —> Tomado de https://www.xataka.com/index.xml