agosto 1, 2021

Estados Unidos cierra el caso Ayotzinapa, información permanecerá reservada

El gobierno de Estados Unidos finalizó la investigación en contra de Guerreros Unidos, cartel vinculado a la desaparición de 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa en 2014, luego de que dos de sus principales miembros acordaron entregar información sobre el tráfico de drogas hacia aquel país.

De acuerdo con información de la periodista Laura Sánchez Ley, Pablo Vega, uno de los líderes de la organización, alcanzó un acuerdo de culpabilidad con las autoridades estadounidenses el pasado 20 de abril, en el que acordó entregar toda la información disponible sobre el transporte y venta de heroína entre Guerrero y la ciudad de Chicago.

De igual manera, uno de sus colaboradores, José Rodríguez, también se encuentra en negociaciones para obtener un trato similar al de su antiguo jefe, el cual se podría concretar el próximo 1 de septiembre. Al ser este el último implicado que faltaba por procesar, el caso quedaría oficialmente concluido.

Según información en poder de la Agencia de Control de Drogas (DEA) de aquel país, la cual interceptó decenas de mensajes de los dispositivos móviles de Vega, la organización habría estado enterada de la captura y desaparición de los alumnos de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, ocurrida el 26 de septiembre de 2014.

Esto debido a que, en aquellas fechas, Guerreros Unidos coordinó el transporte de droga en camiones comerciales, como los utilizados por los estudiantes para desplazarse a Iguala; sin embargo, el gobierno estadounidense determinó clasificar como reservada la información del acuerdo de culpabilidad del narcotraficante.

Esto coincide con una de las hipótesis formuladas por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Internacionales (GIEI) que investigaron el caso, la del ‘quinto camión’, en la que el operativo en el que los jóvenes fueron capturados y entregados a los traficantes habría estado vinculado a la vigilancia del transporte de este encargo.

Sin embargo, Sánchez Ley apunta que esto no es lo más impactante del caso, sino que cinco de los siete implicados que habían sido detenidos en la Unión Americana ya habían sido liberados, siendo Vega y Rodríguez son los únicos que quedaban por ser juzgados. De ellos, tres fueron liberados por buena conducta y ninguno fue procesado por el ‘caso Ayotzinapa’.

De estos, destaca el caso de Roberto Sánchez, a quien ni siquiera se le dictó prisión preventiva, sino que pudo seguir su proceso en arresto domiciliario, tras pagar una fianza de 200 mil dólares. Sin embargo, esto no evitó que obtuviera permisos especiales para asistir a eventos como primeras comuniones o graduaciones.

Con información de Milenio.

Imagen:

Tomado de https://www.themexico.news/feed/

A %d blogueros les gusta esto: