octubre 21, 2022

Encuentran la tumba de San Nicolás, el sacerdote turco que inspiró la historia de Santa Claus

Enterrada en una iglesia de Antalya, al suroeste de Turquía, la tumba de San Nicolás había permanecido oculta por casi 2,000 años. San Nicolás se ganó un lugar en los altares de Asia Menor, Italia y Grecia por su carácter dadivoso....

Enterrada en una iglesia de Antalya, al suroeste de Turquía, la tumba de San Nicolás había permanecido oculta por casi 2,000 años.

San Nicolás se ganó un lugar en los altares de Asia Menor, Italia y Grecia por su carácter dadivoso. En momentos de heladas fuertes, salía a la calle a regalar juguetes a los niños y cobijas para los desamparados, dice el mito. Después de casi 2 mil años de su nacimiento, un equipo de arqueólogos encontró su tumba original, en la costa suroeste de Turquía.

Así fue como lo lograron.

También lee: Quién fue Nicolás de Bari, el santo que le dio forma al mito de Santa Claus

¿Quién fue San Nicolás históricamente?

tumba de san Nicolás
San Nicolás de Bari fue un obispo turco del siglo IV. | Crédito: Museos Vaticanos

De acuerdo con el registro catalogado que hizo el Estado Vaticano, se sabe que San Nicolás fue un obispo en Turquía, que nació alrededor del año 270 d.C. Venía de una familia acaudalada y, aun siendo muy joven, donó sus pertenencias a la caridad para convertirse en monje.

Su vida sacerdotal le permitió viajar mucho, por lo que peregrinó a Palestina y Egipto, hasta que finalmente alcanzó Tierra Santa. Para entonces, ya era una figura reconocida en Europa: siempre se le veía con una sotana verde y un saco lleno de regalos. En algunos lugares, ya le rendían culto por su ‘don de caridad’, como se le conoce en el mundo cristiano.

Después de su muerte, en el 343 d.C., la tumba de San Nicolás se estableció en Myra, su lugar de nacimiento. En poco tiempo, se convirtió en un motivo de peregrinaciones por el supuesto carácter milagroso de sus reliquias.

También lee: ¿Jesús se maquillaba? Ésta es la razón detrás de su delineado de ojos en las pinturas bizantinas

Un peregrinar post-mortem

El peregrinar de San Nicolás no se detuvo tras su fallecimiento. Por el contrario, tuvo un alcance mayor. Para entonces, el Imperio Romano ya había adoptado al cristianismo como su religión oficial. Por ello, el emperador bizantino Theodosius II ordenó la construcción de una basílica dedicada al obispo, quien rápidamente se convirtió en santo.

Por ello, sus restos fueron exhumados para enterrarse una vez más en la nueva tumba de San Nicolás, promovida por órdenes imperiales. Ésta no fue la última parada del santo.

Por el contrario, hacia el siglo XI de nuestra era, sus restos «fueron retirados y consagrados como reliquias sagradas en la Basílica de San Nicola ubicada en Bari», documenta Heritage Daily, «en el sur de Italia». Se dice, además, que durante las Cruzadas, los marineros se llevaron parte del cuerpo hasta Venecia, al monasterio de San Nicolò al Lido.

Este pasaje tiene sentido, porque al santo se le veneraba por detener tormentas y procurar el favor de los navegantes. Tendría sentido que su monasterio principal estuviera en uno de los puertos más importantes de Italia.

Así, los restos del antiguo obispo de Asia Menor quedaron desperdigados por todo Europa. En realidad, no se sabía a ciencia cierta en dónde había quedado la tumba de San Nicolás, o si en realidad tenía varias en lugares diferentes. Hasta ahora.

Te puede interesar: Italia prohíbe el ingreso de cruceros a Venecia para proteger su patrimonio cultural y ambiental

¿Dónde quedó la tumba de San Nicolás?

tumba de San Nicolás
Vista frontal, longitud completa de la fachada de la catedral «Basilica di San Nicola» en estilo románico en Bari, Apulia, Italia | Crédito: GETTY IMAGES

Varios templos se adjudican la posesión de la tumba de San Nicolás. El más reconocido era, hasta ahora, la Basílica di San Nicola en Bari, donde todavía se le rinde culto a la figura del santo. Sin embargo, evidencia genética analizada recientemente revela otros datos.

De acuerdo con el presidente de la Junta Regional de Preservación del Patrimonio Cultural de Antalya, Osman Eravşar, «la tumba y el sarcófago de San Nicolás estaban ubicados en la base de un fresco que representa a Jesús«. En este espacio, el equipo de arqueólogos excavó los cimientos de la iglesia de Antalya y el suelo de mosaico, diseñado hacia el siglo IV.

tumba de San Nicolás
Un fresco de Jesús en una iglesia en la región turca de Antalya insinuó el lugar exacto del entierro de San Nicolás. | Crédito: Izzet Keribar / Getty Images

En una entrevista con la organización de noticias turca DHA (Demirören Haber Ajansı), Eravşar señaló que las excavaciones actuales han revelado «el piso sobre el que pisaron los pies de San Nicolás» de la iglesia original:

«Este es un descubrimiento extremadamente importante, el primer hallazgo de ese período», dijo Eravşar en la cobertura en inglés de DHA.

Fue ahí que los investigadores encontraron el sarcófago real, que fue colocado en un lugar honorífico por debajo del suelo de la iglesia en Antalya. El mármol que cubría el sitio tenía inscritas las palabras «como gracia», que podría haber sido un marcador para indicar el lugar exacto de la tumba de San Nicolás.

Sigue leyendo:

El misterio de la Venus de Milo: la enigmática estatua griega que emergió de los escombros

Venecia cobrará a los turistas por entrar a partir del próximo año

Tomado de https://www.ngenespanol.com/