enero 20, 2022

El protestantismo, una religión «de segunda» perseguida por el franquismo

El documental 'Protestantes, la historia silenciada' denuncia un siglo y medio de intolerancia y persecución de sus fieles en España Leer#ExpresionSonoraNoticias Tomado de http://estaticos.elmundo.es/elmundo/rss/cultura...

Actualizado Sábado,
4
diciembre
2021

02:04

El documental ‘Protestantes, la historia silenciada’ denuncia un siglo y medio de intolerancia y persecución de sus fieles en España

Pintadas en un templo protestante con mensajes contra Lutero y favor del Papa.
Pintadas en un templo protestante con mensajes contra Lutero y favor del Papa.

En 2017 el protestantismo celebró por todo lo alto 500 años de historia. La revolución que inició Martín Lutero en 1517 colgando sus 95 tesis en la puerta de la iglesia del palacio de Wittenberg contra Roma y sus excesos cambió el rumbo del mundo: anticipó la Ilustración, fue un revulsivo para el Vaticano y el principio de una sociedad más moderna. A la gran celebración, hace cuatro años, del Año Lutero en Madrid acudió el por entonces ministro de Justicia Rafael Catalá en representación del gobierno, pero ningún otro líder político. ¿A qué se debe ese ninguneo a una fe que en España profesan algo más de un millón y medio de personas? «La opinión pública sigue considerando al protestantismo como una religión extranjera para extranjeros», opina el periodista de ExpansiónDavid Casals, director del documental Protestantes, la historia silenciada. En él denuncia la intolerancia y la persecución a las que fueron sometidas las comunidades y sus creyentes, especialmente durante el franquismo.

La revolución que inició Martín Lutero en 1517 y que partió Europa en dos llegó rápidamente a España a través de libros, impresos y panfletos, pero la Inquisición se encargó de perseguirla encarnizadamente. La primera Iglesia protestante de España no abrió en Menorca hasta 1868, cuando la revolución liberal trajo consigo una Constitución que, por primera vez, reconocía la libertad religiosa para los extranjeros. El misionero galés George Lawrence fue uno de los primeros en montar parroquias, escuelas y dos hospitales en Barcelona.

«Hasta la Segunda República, que fue recibida con júbilo por los protestantes, no se reconoció por primera vez la libertad religiosa de los españoles», explica Casals. Pero la Guerra Civil cambió la situación por completo. «Si en el bando republicano los católicos sufrieron una dura persecución, en el nacional, los templos y escuelas fueron cerrados y muchos fieles y pastores, ejecutados o desterrados«, explica Casals. El caso más emblemático es el del reverendo anglicano de Salamanca Atilano Coco, fusilado por ser protestante, masón y republicano.

Durante el franquismo, los protestantes pasaron a ser sospechosos «judeomasones o comunistas», explica el historiador del arte Daniel Giralt-Miracle en el documental. La España que presumía de ser «reserva espiritual de Occidente» no toleraba una religión que consideraba extranjera. «Salvo en Madrid, donde el régimen tenía que preservar las apariencias para no incomodar a los embajadores, la obra protestante en el resto de España fue clandestina hasta 1945. Los cultos debían hacerse en los domicilios, y los fieles eran multados por participar en reuniones clandestinas», explica Casals. La derrota de los aliados de Franco en la Segunda Guerra Mundial forzó al régimen a permitir la reapertura de los templos, pero no de las escuelas.

Terminada la Segunda Guerra Mundial, el Fuero de los Españoles trajo cierta tolerancia religiosa, pero los ataques contra los templos continuaron y era normal que amanecieran con las ventanas rotas y pintadas. «Abajo Lutero y su familia», «Iros a Inglaterra» o «Viva el Papa» eran algunos de los mensajes habituales. El documental apunta que el hecho de que no existiera libertad religiosa fue determinante para que España quedara fuera del Plan Marshall. «El Congreso de Estados Unidos aprobó la inclusión de España, pero los protestantes españoles informaron a la Casa Blanca de la persecución que sufrían. El entonces presidente, Harry S. Truman, que era bautista, envió un emisario a España y certificó la situación. Truman instó al régimen a permitir la libertad religiosa, pero ante la negativa de los obispos y el silencio del Vaticano, España se autoexcluyó de las ayudas», explica Casals, que también recuerda una pastoral incendiaria del arzobispo de Sevilla en 1947 tras la cual se inició una ola de ataques y asaltos a los templos.

Un bautismo protestante celebrado en una casa en 1953.
Un bautismo protestante celebrado en una casa en 1953.

¿En qué consistía la persecución de los protestantes españoles? La religión católica estaba presente en tantos aspectos de la vida cotidiana durante el franquismo que los protestantes eran castigados de diversas maneras, como por ejemplo, tener que esperar años para recibir una autorización para casarse por lo civil o para inscribir a un recién nacido con un nombre ajeno al santoral, como Lidia. Los protestantes tampoco eran enterrados junto a los demás: su sitio en el cementerio estaba junto a los abortos, los suicidas, los agnósticos y los judíos.

La situación más difícil se vivía en el servicio militar, que concluía con la jura de la bandera y una misa, en la que los soldados tenían que arrodillarse. «No hacerlo porque atentaba contra su conciencia y convicciones podía suponer la apertura de un consejo de guerra, y estar meses e incluso años en prisión«, recuerda Casals. La persecución disminuyó algo con el Concilio Vaticano II y la apertura de las bases militares norteamericanas en 1953, pero la hostilidad siguió. La intolerancia llegó hasta 1973, dos años antes de la muerte de Franco, cuando un pastor metodista de Barcelona fue procesado por el Tribunal de Orden Público por un artículo en el que denunciaba la falta de libertad religiosa publicado en una revista interna.

Hablar de protestantismo hoy es hablar de multitud de ramas: están los liberales, los conservadores y los fundamentalistas, que hacen una lectura literal de las escrituras. A las iglesias históricas (luteranos, anglicanos, bautistas, menonitas, reformados o presbiterianos, metodistas, cuáqueros) se suman otras surgidas en los últimos 150 años: adventistas, Ejército de Salvación, carismáticos, pentecostales y neopentecostales.

Se calcula que hay unos 800 millones de protestantes, alrededor del 37% de los cristianos de todo el mundo. En España, la proporción es menor: hay contabilizados 4.529 templos protestantes en 825 municipios, según la Fundación Pluralismo y Convivencia, que depende del Ministerio de la Presidencia. Se estima que, de todas las iglesias, unas 3.000 han abierto en los últimos años a raíz de la inmigración. Por comunidades, la líder es Cataluña (943) y a continuación se sitúan Madrid (807), Andalucía (693) y la Comunidad Valenciana (495). Aunque es difícil saber exactamente el número de fieles protestantes, se estima que son cerca de un millón y medio. «Las Iglesias protestantes y evangélicas han defendido la libertad religiosa plena en España durante un siglo y medio, y han sufrido la intolerancia y la persecución en primera persona. Y sin embargo, estos son hechos absolutamente desconocidos», afirma el director del documental.

Casals explica que el caso de discriminación más flagrante es que la Seguridad Social no reconoció hasta finales de los años 90 la categoría laboral de pastor. «Muchos de los pastores jubilados con los que hemos hablado no cobran una pensión pública, pese a que así lo reconoció en abril de 2012 una sentencia del Tribunal de Estrasburgo, que el Estado sigue sin aplicar», denuncia. «En el documental hemos entrevistado a 12 testimonios que sufrieron la intolerancia y la represión en primera persona. Hay diferentes prismas: quienes consideran que debería haber un gesto institucional de reconciliación por parte del Estado y la Iglesia católica, y otros que aseguran que no esperan nada de este mundo. En lo que sí hay un diagnóstico unánime por parte de todas las Iglesias protestantes y evangélicas es que se sienten tratados por parte del Estado como una religión de segunda«, concluye.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

#ExpresionSonoraNoticias Tomado de http://estaticos.elmundo.es/elmundo/rss/cultura

A %d blogueros les gusta esto: