enero 17, 2022

El naufragio de PMI

...

Antes de proponer la compra de Agro Nitrogenados, Emilio Lozoya Austin acudió al Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos con una propuesta de inversión, heredada por su antecesor, Carlos Treviño: erogar cinco millones de euros para asumir el control accionario de Hijos de J. Barreras.

Asentada en Vigo, la empresa atravesaba por una etapa crítica, sin clientes para cumplir con sus tareas sustantivas, que no era otra la de construir cruceros y buques tanque.

Pronto se cumplirá una década del inicio de esta insólita aventura. Alberto Núñez Feijoo, presidente de la Xunta de Galicia, había cerrado el trato con Felipe Calderón para transferir el know how del centenario astillero a la petrolera mexicana, que dejaría la exploración y la explotación de los yacimientos off shore a la iniciativa privada.

El soporte a esas actividades sería una de las ramas de la nueva empresa productiva del Estado. Y el mantenimiento de la flota de 16 buques era prioritario. Para entonces —abril del 2013— ya estaban ordenados los estudios de factibilidad y un Due diligence, a cargo de una firma independiente que advirtió sin matices sobre problemas de corto plazo que ensombrecían el futuro de HJB, en paro desde julio del 2011, por un procedimiento de concurso mercantil.

Seis meses después, Pemex se convirtió en el nuevo socio mayoritario de la armadora viguense y el equipo de Lozoya —encabezado por su coordinador de asesores, Carlos Roa, y el director corporativo de alianzas y nuevos negocios, José Manuel Carrera Panizo— presentaron su plan: orientar la producción de astillero a la construcción de dos floteles, que serían desplegados en la Sonda de Campeche.

La adquisición del paquete accionario daba a Pemex derecho de nombrar al Director General y al Contralor, y que en el Contrato de Administración se tendría el derecho de veto.

Hasta mediados del 2019 se tuvo dimensiones de este fracaso, cuando la petrolera mexicana comunicó a las autoridades gallegas la anulación del nombramiento de José García Costas como presidente de la empresa. Entonces llegó un equipo encabezado por el almirante Mario Alberto Gasque Peña, adscrito a la Secretaría de Marina, para realizar una auditoría. Dos meses antes, un juez federal había autorizado la orden de captura de Lozoya Austin.

En menos de cinco años, Pemex pasó de ser cliente de HJB a socio mayoritario, pero nunca recibió dividendos o ganancias. Todo lo contrario. A mediados del 2020, asesorada por el despacho Cuatrecasas Goncalves Pereira, PMI quedó fuera del negocio y del concurso mercantil, tras de ceder sus derechos a la firma Cruise Yacht Yard Co Ltd, con sede en Malta, filial del Grupo Ritz Carlton.

La filial de Pemex recibió un pago neto de 5.1 millones de euros, misma cantidad de la inversión inicial. Una utilidad cambiaria de 40.8 millones de pesos, pero la ASF observó que el rendimiento que se hubiera generado durante el periodo de la inversión, por ejemplo, en un instrumento libre de riesgo (Bono de México a 10 años), hubiera sido de 47.7 millones de pesos, por lo que, al comparar ambas cifras, se determinaría una pérdida de 6.8 millones.

La desinversión en el astillero vigués generó 382.1 millones de pesos de ingresos, pero requirió erogaciones por 247.9 millones, de acuerdo a la auditoría de los contratos de constitución de usufructo y de Opción de Venta y Compra. Al final, el flujo neto de efectivo a favor de la filial de Pemex en Europa fue de 134.1 millones de pesos.

Concluida esa aventura, Octavio Romero Oropeza acudió a Palacio Nacional para informar sobre los hechos y revelar que había presentado una denuncia ante la FGR contra Lozoya Austin, por el posible delito de administración fraudulenta.

Efectos secundarios

SECUELAS. La falta de pericia llevó a un Catamarán de gran tonelaje a navegar sin control en la Sonda de Campeche, durante el primer fin de semana del 2022. Al parecer no fue remolcado a tiempo para salvaguardarlo de las fuertes marejadas provocadas por el frente frío número 19 y cuando era llevado a Seybaplaya, sus amarres reventaron para quedar a la deriva. La empresa Permaducto, filial de Protexa, será la encargada de dar solución al accidente, han dado a conocer las autoridades, pero resulta que la operadora de la embarcación es la alemana Harren and Partner Transport and Instalation, una firma que señalan algunas fuentes, apunta a Emilio Lozoya.

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.

Tomado de https://www.eleconomista.com.mx/

A %d blogueros les gusta esto: