enero 25, 2022

El módulo de aterrizaje Chang’E-5 de China encuentra las primeras pruebas in situ de la existencia de agua en la Luna

El módulo lunar chino Chang'E-5 ha detectado, por primera vez, rastros de agua en las rocas y el regolito de la superficie de la Luna. #Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://ecoinventos.com/...

Los datos del módulo de aterrizaje lunar chino Chang’E-5, analizados por un equipo internacional, muestran que ha detectado, por primera vez, rastros de agua en las rocas y el regolito de la superficie de la Luna.

La quinta misión lunar lanzada por China y su tercera misión de aterrizaje, Chang’E-5 hizo historia el 17 de diciembre de 2020 cuando su etapa de ascenso y el orbitador de la misión devolvieron a la Tierra las primeras muestras lunares desde la misión Luna 24 de la Unión Soviética en 1976.

Aunque la misión fue un éxito, el módulo de aterrizaje carecía de una unidad radiotermonuclear que lo mantuviera caliente durante los 14 días de noche lunar a -190 °C, durante los cuales sus componentes electrónicos se congelaron y fallaron. Sin embargo, la información recopilada por la misión durante la breve misión en la superficie sigue arrojando sorprendentes resultados.

Una de ellas tiene que ver con algo que es más valioso que el oro para las futuras misiones y estaciones lunares permanentes: el agua.

Si se puede conseguir una gran cantidad de agua en la Luna, proporcionará a las futuras misiones no sólo una fuente de agua potable, sino también oxígeno e hidrógeno que pueden usarse para producir aire para respirar, combustible para cohetes y la materia prima para una asombrosa variedad de procesos industriales.

Hasta ahora, toda el agua detectada en la Luna ha sido a partir de naves espaciales en órbita que utilizan la teledetección para descubrir el hielo de agua que se esconde en las sombras permanentes de la región polar sur lunar, pero el nuevo estudio en el que participaron científicos del Centro Nacional de Ciencias Espaciales del CAS, la Universidad de Hawai′i en Mānoa, el Instituto de Física Técnica de Shanghái del CAS y la Universidad de Nanjing ha descubierto la presencia de agua en forma de moléculas de H₂O u OH hidroxilo en la cuenca del Oceanus Procellarum Norte mucho más cerca del ecuador lunar.

La zona en la que aterrizó Chang’E-5 es una llanura de lava formada por algunos de los basaltos marinos más jóvenes de la Luna. Con el espectrómetro mineralógico lunar (LMS) a bordo del módulo de aterrizaje, el control de la misión llevó a cabo un análisis espectral de la luz que se refleja en el regolito de la superficie y en una roca cercana al módulo de aterrizaje.

Según el equipo, el calor que desprende la superficie lunar durante el día habría sobrecargado los registros espectrales, pero el uso de un modelo de corrección térmica para corregir los espectros del LMS permitió a los científicos ver la firma espectrográfica del agua, mostrando que el regolito contiene menos de 120 ppm de agua, cantidad similar a la encontrada en las muestras devueltas a la Tierra por la misión. Esto no es sorprendente, y la poca agua que hay es probablemente el resultado de las moléculas traídas a la Luna por los vientos solares.

Pero al examinar una roca ligera y vesicular, el instrumento mostró que contenía unas 180 ppm de agua. Puede parecer poco, pero como la roca puede proceder de una capa de basalto más antigua bajo la superficie lunar que fue arrojada por el impacto de un meteorito, puede significar que hubo una desgasificación de agua del interior de la Luna en algún momento del pasado que quedó atrapada en el basalto. Esto significa que puede haber fuentes de agua lejos de los polos, encerradas en rocas que algún día podrían ser aprovechadas.

Más información: www.science.org (texto en inglés).

Vía cas.cn

#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://ecoinventos.com/

A %d blogueros les gusta esto: