abril 20, 2021

El aumento de casos amenaza la celebración de elecciones en Cataluña y deja a Illa en el aire

Los partidos independentistas tienen en su mano posponer la cita electoral, lo que dejaría en una complicada situación al todavía ministro Salvador Illa, candidato del PSC....

El 21 de diciembre el presidente interino de la Generalitat, Pere Aragonés, firmó el decreto de convocatoria electoral en Cataluña, pero con una particularidad: si la situación epidemiológica empeoraba, los comicios serían aplazados. Una circunstancia que amenaza con cumplirse, después del pico de contagios después de las fiestas navideñas, con 30.579 contagios y 241 muertos notificados este lunes desde el pasado jueves.

En Cataluña la situación no es una excepción, y el Govern ya ha anunciado el confinamiento de todos sus municipios a partir del 7 de enero, con el cierre de centros comerciales y la prohibición de comercios no esenciales los fines de semana.

La baza del aplazamiento electoral, como el que ya tuvo lugar en País Vasco y Galicia el pasado abril, adquiere especial relevancia teniendo en cuenta que el PSC ha hecho pública su apuesta por Salvador Illa, como candidato del PSC para la carrera por la Generalitat.

 El todavía ministro de Sanidad confirmó que no dejará su cargo hasta que empiece la campaña electoral, en una estrategia adelantada por LPO, por la que Pedro Sánchez no quiere relevarle del cargo hasta asegurarse completamente de que los comicios van a celebrarse, evitando así Illa quede un limbo entre el ministerio y la candidatura.

ERC y Junts tendrán que decidir sobre el eventual aplazamiento de las elecciones catalanas, un extremo que de producirse dejaría a Illa en una delicada situación.

La decisión última sobre el aplazamiento electoral recae además sobre los miembros del Govern, los partidos independentistas de ERC y JxCat, que podrían dejar a Illa en una situación delicada. El día en que se decidirá es el 15 de enero, en función de la situación epidemiológica del momento, aunque esta medida podría tomarse in extremis en otra reunión el 29 de enero, el último día antes de la campaña electoral.

Políticamente, retrasar los comicios por parte de las formaciones que ostentan el Govern supondría un golpe para el PSOE y el Gobierno de Pedro Sánchez, puesto que su apuesta para el 14F podría sufrir cierto desgaste hasta la nueva cita electoral. Además, tendría que plantearse otra cuestión, y decidir sobre la continuidad de Illa como ministro.

El PSOE abre la puerta a un acuerdo con los independentistas catalanes

Si lo mantiene al frente de la pandemia pese a haber anunciado ya su intención de abandonar el cargo, se expondría a fuertes críticas de la oposición y la opinión pública; en caso de apartarle, sufriría las consecuencias de perder la importante ‘cuota de pantalla’ de que ahora dispone el candidato, con apariciones casi diarias en programas y ruedas de prensa en Moncloa para informar de la situación del virus. Una vertiente que Illa ya explotó en su estreno como aspirante del PSC, cuando hizo múltiples referencias a la enfermedad y a la vacuna, estableciendo analogías con la situación catalana.

Cataluña: 40.000 contagiados en 15 días

A nivel sanitario, la llegada de la tercera ola de coronavirus complica la celebración de elecciones en Cataluña. Tanto es así que el Govern decretó este lunes el confinamiento de la comunidad hasta el 17 de enero. Si en abril, las elecciones de Galicia y País Vasco previstas inicialmente para el 5 de abril tuvieron que ser aplazadas, el caso catalán plantea unas cifras mucho peores que aquéllas.

En estas elecciones, que finalmente se celebraron el 12 de julio, se estimó que había detectados 450 personas con coronavirus que no podrían votar a causa del coronavirus. En Cataluña sólo este lunes se notificaron 1.319 nuevos contagios y 32 fallecidos. En los últimos 15 días, esta comunidad ha registrado cerca de 40.000 nuevos contagios, un 0,5% de la población catalana que no podría ejercer su derecho a voto por la infección. Esta cifra se multiplicaría teniendo en cuenta a las personas que no podrían acudir a las urnas por ser contacto estrecho y tener que guardar la prescriptiva cuarentena.

El 0,5% de la población catalana no podría votar hoy día por haberse contagiado en los últimos 15 días; una cifra que sería exponencialmente mayor teniendo en cuenta la cuarentena de los contactos estrechos.

“Ese día se tomará una decisión en función de los datos epidemiológicos y a partir del consenso político”, ha explicado Torrent. Con todo, si la situación sanitaria fuese alarmante antes de esa fecha se ha acordado también que el Govern podrá suspender los comicios, pero eso solo sucedería en caso de una evidente imposibilidad de celebrar las elecciones.

El ex president del Parlament, Roger Torrent, disolvió la cámara tras dos meses de la inhabilitación de Quim Torra y sin que hubiera sido investido ningún otro candidato; aseguró entonces que el 15 de enero se tomaría la decisión “en función de los datos epidemiológicos y a partir del consenso político”, aunque la decisión última recaerá sobre el Govern. El aplazamiento sólo tendría lugar en caso de una evidente imposibilidad de celebrar elecciones, algo que amenaza con producirse. 

Copyright La Politica Online SA 2021.
Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas.

Tomado de http://www.lapoliticaonline.com.mx/files/rss/ultimasnoticias.xml

A %d blogueros les gusta esto: