El “árbol inmortal” que sobrevivió a los dinosaurios y la bomba de Hiroshima está en Argentina

Contra todo pronóstico, el árbol milenario que sobrevivió a los dinosaurios y hasta la bomba de Hiroshima, sigue en pie gracias al accionar humano. Es que cuando estaba a punto de extinguirse, fueron personas las que rescataron sus semillas y las llevaron desde China al mundo. Hoy en día, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) clasifica esta especie en peligro de extinción, pero solo en el medio natural.

“Es una gran historia evolutiva y también una gran historia cultural”, dijo a National Geographic Peter Crane, uno de los principales expertos en esta especie y autor del libro que lleva el nombre de este bello y resistente árbol: Ginkgo. El ginkgo o árbol de los cuarenta escudos, pertenece al género Ginkgo, la única especie no extinta de la clase Ginkgopsida. Se lo considera un “fósil viviente”, ya que hay registros de su presencia desde hace más de 200 millones de años. Fue uno de los alimentos de los dinosaurios.

El Ginkgo biloba es una especie que crece principalmente en China y Corea. Sin embargo, al expandirse por el mundo, está en Estados Unidos, Francia, España, Uruguay, Chile y la Argentina. En este país puede encontrarse en varias provincias y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, especialmente en el Jardín Botánico, el Jardín Japonés y el EcoParque.

Mirá también: “Cambio climático: las causas del temporal que provocó el cierre de las Cataratas del Iguazú”

Un dato sorprendente es que, el 6 de agosto de 1945, cuando los Estados Unidos lanzaron la bomba en Hiroshima, a 1000 metros del impacto había un Ginkgo que logró sobrevivir. Algunos lo consideran un árbol “milagroso”. Según informó TN, un médico japonés analizó genéticamente estos ejemplares y descubrió que su crecimiento no se vuelve más lento a medida que pasa el tiempo. Otro estudio de la Universidad del Norte de Texas afirma que, a pesar de tener 1000 años, el árbol tiene la salud de una persona de 20.

Además, al árbol se le adjudican múltiples beneficios y no solo ecosistémicos, sino también en cuanto a usos medicinales. Algunos son, según el medio mencionado, son: afrontar el Alzheimer, el Asma, la vasculopatía periférica, la ansiedad, los problemas de visión de las personas con diabetes, aliviar los dolores pre menstruales, la esquizofrenia, la diskinesia tardía, mareos y vértigos.

Tomado de https://econews.global/