agosto 5, 2021

Dubái lucha contra la falta de agua con la siembra de nubes y la lluvia artificial

Los Emiratos Árabes Unidos se han convertido en pioneros en Oriente Medio en la ciencia a menudo denominada "fabricación de lluvia." #Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://ecoinventos.com/...

Imagen: kosmos7764 – Depositphotos.

Los Emiratos Árabes Unidos, en su mayor parte desérticos y cuyas temperaturas estivales superan regularmente los 40ºC, rara vez se asocian con la lluvia. Pero en los últimos meses de 2019, el país tuvo que luchar contra las lluvias torrenciales.

Mientras tanto, los aviones han estado sobrevolando las nubes y liberando sal en ellas con el uso de bengalas. ¿El objetivo? Aumentar las precipitaciones en forma de lluvia.

Ante el agravamiento de la crisis de escasez de agua, los Emiratos Árabes Unidos se han convertido en una especie de pioneros en Oriente Medio en lo que respecta a la ciencia a menudo denominada “fabricación de lluvia.”

A mediados de noviembre había llevado a cabo 185 operaciones de siembra de nubes desde principios de 2019, esto ha aumentado las precipitaciones en un promedio de 10 a 15% y, en ciertas condiciones, hasta un 30%. Entonces, ¿es posible que en un país en el que escasea el agua dulce, la siembra de nubes pueda en realidad estar provocando que llueva demasiado?

Según el Programa de Investigación de los EAU para la Ciencia del Aumento de la Lluvia, “los EAU tienen un clima árido con menos de 100 mm al año de precipitaciones, una alta tasa de evaporación de las aguas superficiales y una baja tasa de recarga de las aguas subterráneas que es mucho menor que el total de agua anual utilizada en el país.

En un esfuerzo por encontrar nuevas formas de “fabricar” la lluvia y aumentar el nivel de agua potable disponible, desde 2016 el programa ha concedido subvenciones por un total de 15 millones de dólares a nueve científicos internacionales que realizan investigaciones en este campo. Una de esas científicas es la profesora Linda Zou, cuyo trabajo con la tecnología de nanopartículas de dióxido de titanio está dando a algunos en los EAU la esperanza de una siembra de nubes más eficaz.

Tras más de tres años de proyecto, Zou ha desarrollado un nuevo material en aerosol para su uso en la siembra de nubes: cristales de sal recubiertos de nanopartículas de dióxido de titanio. Zou ya ha presentado dos patentes relacionadas con su trabajo en la Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos, según el Programa de Investigación de los EAU para la Ciencia del Aumento de la Lluvia.

Según la directora del programa, Alya Al-Mazroui, el nuevo material desarrollado por Zou “alarga el proceso de condensación en el interior de las nubes, ya que agranda las gotas de las nubes más que el material convencional… Esto da lugar a un mayor número de gotas de agua durante las precipitaciones, que llega a triplicar el método antiguo“.

El atractivo de utilizar nanopartículas de dióxido de titanio en la siembra de nubes cálidas radica en el hecho de que absorben agua a humedades más bajas que las partículas normales de las nubes. Sin embargo, ese modelo reveló que las nanopartículas por sí solas no serían eficaces, ya que se necesitarían toneladas de este material para sembrar una sola nube.

Este optimismo choca un poco con la clasificación de las nanopartículas de dióxido de titanio como “posibles cancerígenas para los humanos” por parte de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud, mientras que varios trabajos científicos señalan posibles efectos nocivos tanto para los humanos como para el medio ambiente.

La amenaza potencial para los seres humanos se produce cuando las nanopartículas están presentes en el aire y se inhalan -sobre todo en los lugares de trabajo-, mientras que las algas y los animales pueden verse perjudicados cuando entran en los ecosistemas, incluso a través de las aguas residuales.

El Programa de Investigación de los Emiratos Árabes Unidos para la Ciencia de la Mejora de la Lluvia ha afirmado que el uso de nanopartículas de dióxido de titanio por parte de los EAU no conllevaba riesgos medioambientales porque el volumen que se está utilizando en la siembra de nubes “es mínimo… alrededor del 3% de la composición de los materiales de siembra de nubes“. También señaló el hecho de que las nanopartículas se utilizan ampliamente en muchas industrias, entre ellas la médica y la cosmética.

Las nanopartículas de dióxido de titanio no son el primer material potencialmente tóxico que se utiliza en la siembra de nubes; el yoduro de plata, el material más comúnmente utilizado para sembrar nubes, también es tóxico en altas concentraciones. Hasta ahora, la siembra de nubes no se ha llevado a cabo a una escala tan amplia como para que los materiales potencialmente tóxicos utilizados en el proceso se hayan concentrado en el suelo en niveles superiores a los umbrales de la OMS, afirma Flossmann, de la Organización Meteorológica Mundial.

Pero si se pone de moda y se hace con regularidad y durante largos periodos de tiempo, entonces sí, hay cierta preocupación. Son tóxicos y pueden acumularse porque además son muy difíciles de reabsorber, de degradar. Así que se acumulan en los suelos“.

Curiosamente, dada la importancia que el tiempo y el clima tienen ahora en las agendas informativas y en el discurso político, no existe en la actualidad ningún organismo internacional que regule la actividad de modificación del tiempo. Hasta cierto punto, los países pueden hacer más o menos lo que quieran.

Cómo funciona la siembra de nubes.

  • El método empleado por los Emiratos Árabes Unidos consiste en sembrar las llamadas nubes convectivas de “fase mixta”, que tienen partes cálidas y frías, con materiales de aerosol, ya sea mediante aviones o generadores terrestres. Estos materiales proporcionan una superficie en la que las gotas de agua de las nubes pueden condensarse y luego caer como lluvia.
  • Las partículas de aerosol ya existen en la atmósfera pero, al añadir más, los sembradores de nubes esperan aumentar las precipitaciones o incrementar la probabilidad de que se produzcan.
  • Los materiales de aerosol utilizados en la siembra de nubes tienden a ser higroscópicos, lo que significa que compiten con las partículas de aerosol existentes por las gotas de agua de las nubes, lo que hace que se condensen en ellas gotas de agua más grandes. La idea es que cuanto más grandes sean estas gotas condensadas, más probabilidades tendrán de caer como precipitación.
  • La sal es el material higroscópico en aerosol más utilizado en la siembra de nubes, incluso en los Emiratos Árabes Unidos, donde se utiliza principalmente cloruro de sodio y cloruro de potasio.
  • La sal puede sembrarse directamente en las nubes con el uso de aviones equipados con bengalas, así como utilizando generadores terrestres para disparar el material desde las cimas de las montañas en dirección a las nubes bajas.

#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://ecoinventos.com/

A %d blogueros les gusta esto: