febrero 27, 2024

Detrás de filtración de la DEA estarían Salinas y Claudio X: AMLO

La filtración de información falsa que hizo el Departamento de Estado a través de la DEA pudo estar auspiciada por el expresidente Carlos Salinas de Gortari y el empresario Claudio X González Guajardo –líder moral del PRI, PRD y PAN–, consideró esta mañana Andrés Manuel López Obrador. Ello, en el contexto de la reapertura del caso Colosio, magnicidio ocurrido en el sexenio salinista.

“¿Qué es lo que pienso? Que este periodista [Tim Golden], muy vinculado con algunos agentes o exagentes de la DEA metidos en esos sótanos del poder con Claudio X González, [Jorge] Castañeda, [Héctor] Aguilar Camín, porque fue corresponsal del New York Times, pues lo contrataron o lo convencieron de que les ayudara a hacer esa investigación, entre comillas, que armara esta difamación, el montaje, un golpe. Pero miren lo que pasó: nada. Nada. Nos hacen lo que el viento a Juárez”, acusó el presidente de la República.

En su conferencia desde Palacio Nacional, expuso que la mayoría de medios corporativos mienten constantemente, porque están muy enojados y nerviosos, “muy con ganas de hacernos quedar mal”. Como ejemplo, citó el caso del “periodista premiado [Tim Golden], agente de la DEA y muy vinculado a Salinas de Gortari”.

Al respecto, López Obrador dijo que está saliendo información sobre Tim Golden de la época en la que fue corresponsal en México del New York Times y sus presuntos vínculos con Carlos Salinas de Gortari: “no sé si sea cierto, pero hasta corría con Salinas. Entonces, está muy relacionado, pues con voceros del bloque conservador y, al mismo tiempo, con la DEA y con otras agencias del gobierno estadounidense. Entonces, es también parte de la temporada electoral.  No sé qué estén viendo”.

El primer mandatario señaló que armaron todo un montaje en medios extranjeros –como ProPublica, con Tim Golden–, y sin ninguna prueba se lanzaron en su contra, afirmando que había recibido financiamiento del Cártel de Sinaloa para su campaña electoral de 2006, a pesar de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos cerró la investigación de la DEA por ausencia de pruebas.

“¿A qué lo atribuyo? Bueno, a que tratamos el tema de [Genaro] García Luna, del licenciado [Luis Donaldo] Colosio, finado, y del Cisen. Porque el Cisen –para también los jóvenes– en aquel entonces era el centro de espionaje, se creó con ese propósito. Entonces, como que tocamos ahí, pisamos callos, les dolió. Entonces, esa es una posibilidad de que se hayan lanzado con lo otro”, indicó en clara referencia al gobierno salinista, periodo en el que ocurrió el magnicidio.

López Obrador conectó el caso García Luna con el salinismo. Al respecto, expuso que el exsecretario de Seguridad Pública de Felipe Calderón preso en Estados Unidos por sus vínculos con el Cártel de Sinaloa, “ingresó al Cisen al inicio del gobierno de Salinas de Gortari; la mayoría de ustedes tampoco sabían, la inmensa mayoría del pueblo de México. Sí me llamó la atención: ‘¿estás seguro?’, [pregunté] cuando me lo dijeron. ‘Sí’. En 1989. Creo que tenía, aquí hacíamos la cuenta, 21 años”.

Y continuó: “lo otro que me dijeron es que él había, en 1994, había sido comisionado a Tijuana para liberar al que la Fiscalía [General de la República] sostiene fue el segundo tirador. Como la Fiscalía es autónoma –tampoco eso me lo pueden, no lo van a creer, porque ellos tienen una mente perversa–, entonces, y hacen la investigación y solicita la orden de aprehensión. Y el juez, también, con esa misma mentalidad, no sólo decide no otorgar la orden de aprehensión, sino que se atreve a decir que yo estoy queriendo usar ese tema con propósitos político-electorales, lo que no es cierto, pero como son mentes muy perversas no aceptan que se actúe con honestidad, con rectitud, con transparencia, porque creen que la política es perversión, se les olvida que la política es imperativo ético, que es tan limpia que ni los más sucios políticos han podido mancharla. Esto, para los jóvenes”.

La otra posibilidad, dijo el titular del Ejecutivo federal, “es que los de la DEA estén molestos, que yo creo que no necesariamente, porque ya sucedió, ya pasó tiempo, porque antes entraban y salían, ¿no?, sin pedir permiso, y ellos mandaban, y estaban en todos los operativos, y se puso orden, porque México pues es un país independiente, libre, soberano, igual que Estados Unidos, y nosotros no vamos a hacer allá espionaje ni vamos a investigar. Entonces, a lo mejor pues eso no les gustó, pero ya pasó tiempo, y ya las reglas se fijaron desde hace tres años. ¿Y por qué ahora?”

El presidente López Obrador recordó que incluso el exdirector de la DEA, Mike Vigil, declaró recientemente que no hay pruebas de esas acusaciones que filtró la Agencia Antidrogas.

Tomado de https://contralinea.com.mx/feed/