octubre 6, 2021

Descubren un gen en monos y ratones que podría ser clave para tratamientos de VIH y ébola

Este gen mutante en monos y ratones se llama retroCHMP3 y podría convertirse en un poderoso antiviral contra ébola o VIH. Un grupo de científicos de las universidades de UTAH y Rockefeller descubrieron una mutación genética en monos y ratones que...

Este gen mutante en monos y ratones se llama retroCHMP3 y podría convertirse en un poderoso antiviral contra ébola o VIH.

Un grupo de científicos de las universidades de UTAH y Rockefeller descubrieron una mutación genética en monos y ratones que tiene la capacidad de evitar que virus dañinos salgan de una célula para infectar a otras sanas. Este hallazgo sería vital para evitar que virus como el VIH o el ébola evolucionen a estadios de descontrol en el que los pacientes no tengan cura. ¿Qué más debemos saber acerca de este gen mutante en monos y ratones?

El gen, llamado retroCHMP3 y que podría convertirse en un poderoso antiviral, trabaja de la siguiente manera: codifica una proteína alterada para interrumpir la capacidad de ciertos virus de salir de una célula infectada para infectar a otras.

Este gen retiene al virus el tiempo suficiente para evitar que escape e infecte a otras células que no han sido tocadas. Nels Elde de la Universidad de Utah, y autor principal del estudio, dijo que «este fue un descubrimiento inesperado» y se dice sorprendido porque «ralentizar la biología de nuestras células solo un poco desbarata la replicación del virus».

virus del VIH
Virus del VIH. (Getty Images)

Qué más debemos saber sobre el retro CHMP3

El gen retroCHMP3, que lo portan monos, ratones y más animales, es una copia del CHMP3, que solo existe en los seres humanos. El mismo tiene la misión de garantizar procesos como la integridad de la membrana celular, la señalización intercelular y la división de las células.

Con este antecedente y usando herramientas genéticas, los científicos consiguieron que células humanas produjeran la versión de retroCHMP3 de los monos ardilla. Después llegó el momento cumbre del experimento: infectaron las células con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

El resultado fue que el virus presentó dificultades para desprenderse de las células sin interrumpir los procesos celulares que mantiene con vida a esta unidad mínima del organismo.

SIGUE LEYENDO:

La teoría de que el coronavirus ‘saltó’ de animales a humanos en distintas ocasiones cobra fuerza

El deshielo del cambio climático provocará la emergencia de nuevos virus en animales y humanos

Tomado de https://www.ngenespanol.com/

A %d blogueros les gusta esto: