¿Debería preocuparme el efecto de llevar una mascarilla todo el tiempo?



Últimamente he leído sobre los efectos en las personas que no llevan mascarillas a eventos en los que se sabe que hay riesgo de contraer la Covid-19. He visto comentarios como “¿Por qué tengo que llevar una mascarilla ? No es que esté enfermo” y “Llevar una mascarilla no va a detener la pandemia”.


Cuando se trata de Covid, la mascarilla puede ser una de las herramientas más importantes para evitar contagios. Pero antes de explorar lo importante que es esta herramienta en su lucha contra la enfermedad, entendamos primero por qué las mascarillas se están volviendo cruciales.

A medida que los rostros vuelven a aparecer en el espacio público, con el fin del enmascaramiento obligatorio en la mayoría de los lugares, surgen preguntas.

¿Por qué es tan extraño descubrir algunos rostros sin mascarillas? ¿Por qué algunas personas quieren seguir usando mascarillas aunque no tengan miedo de contagiarse de la COVID-19? ¿Qué hay del capítulo en el que teníamos que adivinar las sonrisas? Hablamos de ello con Marc Lafrance, profesor del Departamento de Sociología y Antropología de la Universidad de Concordia, cuyas investigaciones se centran en la imagen corporal y la identidad.


Nota Antropológica: La mascarilla está actualmente menos presente en nuestras vidas. ¿Qué significa esto en términos sociales?

Marc Lafrance: Llevar un cubrebocas ha tenido un efecto monumental en la población; no hay que subestimar el efecto de este gesto social. Pasé la mayor parte de la pandemia en Suecia, donde las cubrebocas no eran obligatorias [excepto en el transporte público durante parte de 2021 y 2022]. El estado de ánimo colectivo era muy diferente allí en comparación con Quebec.

NA: ¿Cómo sabes si es por el cubrebocas, por las otras restricciones o por algún otro factor?

ML: Obviamente, no se pueden separar los factores. Es multifactorial. Pero teníamos tanto miedo a la pandemia que no pensamos en las consecuencias del cubrebocas. Seamos claros: no digo que el gobierno se equivocara al imponerlo; pero no nos podíamos permitir el lujo de pensar en los efectos psicosociales de cubrirnos la cara.

NA: ¿Cuáles son esos efectos?

ML: En una cara, normalmente se ven las señales de las que se depende para interactuar de forma adecuada y agradable. Con la mascarilla puesta, es difícil leer la cara de la otra persona. Reduce la capacidad expresiva del rostro de forma muy importante.

Investigo mucho sobre el trasplante de cara. Se cuestiona si el trasplante es ético incluso cuando es por consideraciones “estéticas”, es decir, cuando la persona [desfigurada] puede comer y respirar [y, por tanto, vivir]. El aspecto social del rostro es uno de los argumentos a favor del trasplante: si la persona no es capaz de movilizar su rostro para comunicarse, se le restan posibilidades. [Las investigaciones realizadas en Estados Unidos han demostrado que las personas que reciben un nuevo rostro recuperan parte de su capacidad de expresión, especialmente la alegría].

<img data-attachment-id="7360" data-permalink="https://www.notaantropologica.com/deberia-preocuparme-el-efecto-de-llevar-una-mascarilla-todo-el-tiempo/photo-by-gabriella-clare-marino/" data-orig-file="https://www.notaantropologica.com/wp-content/uploads/2022/06/se3d5fkbcru-e1654319698129.jpg" data-orig-size="1600,900" data-comments-opened="1" data-image-meta="{"aperture":"0","credit":"","camera":"","caption":"","created_timestamp":"0","copyright":"","focal_length":"0","iso":"0","shutter_speed":"0","title":"","orientation":"0"}" data-image-title="Foto de Gabriella Clare Marino" data-image-description data-image-caption="

Foto de Gabriella Clare Marino

» data-medium-file=»https://www.notaantropologica.com/wp-content/uploads/2022/06/se3d5fkbcru-e1654319698129-300×169.jpg» data-large-file=»https://www.notaantropologica.com/wp-content/uploads/2022/06/se3d5fkbcru-e1654319698129-1024×576.jpg» width=»1024″ height=»576″ src=»data:image/svg+xml,%3Csvg xmlns=%22http://www.w3.org/2000/svg%22 width=%221024%22 height=%22576%22%3E%3C/svg%3E» alt class=»ezlazyload wp-image-7360″ data-ezsrcset=»https://www.notaantropologica.com/wp-content/uploads/2022/06/se3d5fkbcru-e1654319698129-1024×576.jpg 1024w,https://www.notaantropologica.com/wp-content/uploads/2022/06/se3d5fkbcru-e1654319698129-300×169.jpg 300w,https://www.notaantropologica.com/wp-content/uploads/2022/06/se3d5fkbcru-e1654319698129-768×432.jpg 768w,https://www.notaantropologica.com/wp-content/uploads/2022/06/se3d5fkbcru-e1654319698129-1536×864.jpg 1536w,https://www.notaantropologica.com/wp-content/uploads/2022/06/se3d5fkbcru-e1654319698129-1320×743.jpg 1320w,https://www.notaantropologica.com/wp-content/uploads/2022/06/se3d5fkbcru-e1654319698129.jpg 1600w» sizes=»(max-width: 1024px) 100vw, 1024px» ezimgfmt=»rs rscb1 src ng ngcb1 srcset» data-ezsrc=»https://www.notaantropologica.com/wp-content/uploads/2022/06/se3d5fkbcru-e1654319698129-1024×576.jpg»>

Foto de Gabriella Clare Marino

NA: ¿Significa esto que el ha dañado nuestras relaciones interpersonales?

ML: No diría que sí, pero cubrebocas tampoco diría que no. Cuando volví a Canadá, me afectó mucho: rodeada de gente con mascarillas quirúrgicas, me sentía como si estuviera en un hospital todo el tiempo. Me sentía constantemente rodeado de muerte y enfermedad. Era un poco gótico.

Es importante cuestionar los efectos de que la gente lleve constantemente mascarillas, un objeto que tiene una connotación muy médica y que alude a un estado de emergencia.

Una cosa es cierta, la depresión colectiva se ha instalado y sigue ahí; lo veo en mis alumnos y colegas. Va a llevar un tiempo superarlo.

NA: Hay que decir que algunas personas, incluidas las adolescentes, aprecian la mascarilla más allá de sus beneficios para la salud.

ML: Mientras algunos se resisten a llevar la mascarilla, otros no quieren quitársela.
Para las personas que tenían problemas con su imagen corporal, concretamente con su cara, la mascarilla no era necesariamente algo malo. Con ella, son más capaces de controlar las condiciones que caracterizan sus interacciones sociales.

NA: ¿Qué quieres decir?

ML: Con la mascarilla, puedes controlar cuándo y cómo se expone tu cara. Es un control sobre la forma en que uno es visto por los demás. La cara en su estado imperfecto puede ser apartada. Sólo puede aparecer completamente en el mundo digital, donde se manipula: filtros, iluminación, maquillaje, con un ángulo elegido. Llevo dos años con este control y, de repente, ¿tengo que quitarme la máscara y mostrarlo con naturalidad? No, gracias, dicen algunos. Estamos en una sociedad que se centra cada vez más en la apariencia. Este es el resultado de las tecnologías de las que somos cada vez más dependientes.

Relacionado: La Covid grave se asocia con más riesgos de salud mental a largo plazo

Entre los jóvenes, en particular, diría que esto es muy típico de esta generación. Llevo 15 años enseñando y la diferencia entre la salud mental de mis alumnos hoy en día comparada con la de hace 15 años es increíble. Es palpable. Incluso antes de la pandemia, esta generación estaba mucho más ansiosa que las anteriores.

Las redes sociales siempre se mencionan como un factor importante. Pero hay otros. Se trata de una generación que vive una situación económica y ecológica particular: han crecido en un contexto de incertidumbres. Y ahora estas precariedades estallan, se concretan aún más. Sus inseguridades son completamente lógicas.

NA: Esto me hace pensar en su trabajo con personas que viven con acné. En uno de tus artículos de 2018, explicas que se utilizan todo tipo de tácticas para enmascarar las lesiones: pañuelo, barba, maquillaje… ¿Lo hizo el cubrebocas?

ML: Normalmente, cuando uno se cubre la cara para camuflar una desfiguración o una enfermedad de la piel, el efecto es el contrario del que se pretende: la maniobra atrae aún más la atención. Porque en general, salvo por motivos religiosos, no se cubre la cara. De repente, con el uso generalizado de las máscaras, este problema ha desaparecido. El cubrebocas es una segunda piel protectora.

NA: ¿En qué está trabajando estos días?

ML: Tengo mil proyectos, entre ellos la investigación sobre cómo se presentan al mundo las personas con acné en sus vídeos de YouTube. Me he dado cuenta de que muchos youtubers optan por ocultar su acné [con filtros] incluso cuando dan consejos al respecto. ¡Es increíble!

close

Tomado de http://Notaantrpologica.com/