¿Cómo hacer un ecoladrillo?

Un ecoladrillo consiste en una botella de plástico llena con elementos plásticos usados, limpios y secos para formar un bloque. #Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://ecoinventos.com/...

Cómo hacer un ecoladrilloCómo hacer un ecoladrillo

Los ecoladrillos pueden ser fabricados por jóvenes o mayores, por todo el mundo, sin necesidad de máquinas, habilidades especiales o expertos. Sin embargo, hay que seguir unas pautas importantes para garantizar la calidad y la utilidad de tus eco-ladrillos.

Tus ecoladrillos serán el ejemplo para todos los que te rodean. Los ecoladrillos bien hechos pueden tener un uso bueno y seguro y asegurarán el plástico durante siglos. Hemos elaborado esta guía para ayudarte en tu viaje para hacer buenos ecoladrillos.

Guarda, separa, limpia y seca los plásticos.

Los ecobricks se hacen con plástico limpio y seco. Empieza por separar el plástico del resto de materiales.

Si hay comida, aceite o suciedad en tu plástico, límpialo. El plástico sucio dentro de un ecoladrillo provocará el crecimiento microbiológico y la formación de metano dentro. Dado que los ecoladrillos se utilizan a menudo para fabricar muebles para el hogar, también hay que evitar los antiestéticos, las botellas hinchadas y, en raras ocasiones, que se salgan los tapones.

También es importante que el plástico esté seco. El plástico húmedo y mojado también favorece el crecimiento de los mircobios. Puedes secarlos un rato al sol.

Elije tu botella.

Antes de empezar a hacer ecoladrillos, elije una botella. A la hora de construir, tener tamaños de ecoladrillos perfectamente idénticos es importante para hacer módulos sólidos y estables. También ayuda tener al menos el mismo tamaño general de botella cuando se trata de construir con tierra y ecoladrillos.

A la hora de seleccionar la botella que vas a usar, ten en cuenta tres factores: la disponibilidad de la botella, el volumen y el proyecto para el que vas a usar el ecoladrillo.

  1. Disponibilidad. Lo último que quieres es tener que comprar bebidas para tener una botella para tu ecoladrillo. Lo ideal es que uses la misma marca y botella. Asegúrate de elegir una botella que se pueda conseguir fácilmente.
  2. Volumen. Elije el volumen de la botella que quieres usar. Algunos prefieren botellas de menos de 600 ml, otros prefieren las botellas grandes de 1.500 ml. Las botellas de pequeño volumen permiten a los que se inician terminar su primer ecoladrillo y aprender rápidamente de tus errores. Las botellas grandes son mejores para los que estén un poco más experimentados.
  3. Tu proyecto. Para construir con ecoladrillos, necesitas botellas que tengan exactamente el mismo tamaño y forma. Para los proyectos de construcción al aire libre, la igualdad exacta no es tan importante, siempre y cuando el volumen sea consistente (es decir, todas las botellas de 600 ml). Dependiendo del tamaño de la construcción, necesitarás botellas de distinto tamaño. Por ejemplo, las botellas pequeñas son buenas para las paredes y las grandes para los bancos.

Prepara tu palo.

Tener el palo adecuado marcará una gran diferencia en tu ecoladrillo. El bambú y la madera son los mejores palos. El tamaño del palo depende del tipo de botella que elijas. El diámetro del palo debe ser aproximadamente un tercio de la anchura de la apertura de una botella estándar, es decir, unos 6 mm. El palillo debe ser aproximadamente el doble de la altura de la botella, con una punta ligeramente redondeada. Evita los palos con esquinas afiladas, ya que pueden romper la botella, y sí, esto significa que tienes que empezar tu ecoladrillo de nuevo.

Una vez que hayas conseguido un palo con un buen tamaño y forma, ¡ya estás listo! Luego puedes dárselo a otros para que lo copien y lo reproduzcan.

Sin vidrio, metal o biodegradables.

Lo que no pongas en tu ecoladrillo es tan importante como lo que pongas. La razón por la que ponemos plástico dentro de una botella es para asegurarlo, de lo contrario se soltaría en el medio ambiente y se degradaría en microplásticos y toxinas.

Cosas como la tela de algodón, el metal, el papel, el cartón, el vidrio y el material orgánico no se degradan en toxinas, por lo que no es necesario asegurarlos. Ten especial cuidado de no meter metales o vidrios afilados en un ecoladrillo, ya que pueden romper los laterales y suponer un peligro para su manipulación.

El papel y el cartón pueden reciclarse industrialmente de forma segura, o compostarse.

Los biodegradables se pueden compostar o dejar que se biodegraden.

Los metales y el vidrio pueden reciclarse industrialmente.

Comienza por añadir un color de fondo.

Es importante empezar el ecoladrillo añadiendo un color de fondo. Esto forma parte del principio de diseño circular del ecoladrillo: estamos pensando en el siguiente uso del ecoladrillo. Cuando tu ecoladrillo se ponga en uso en un módulo o en una construcción de tierra, el color de fondo ayudará a crear patrones y diseños.

Para crear el color del fondo de tu ecoladrillo, elige un plástico blando con un color sólido, y empújalo hasta el fondo de tu ecoladrillo. Llena la botella hasta la mitad con el plástico blando del color elegido. A continuación, rellénala con tu palo. Si tu botella tiene «patas» u hoyuelos en el fondo, asegúrate de rellenarlos bien. Una vez que todo el plástico blando esté comprimido, deberás llenar los primeros 1-2 cm de la botella.

Rellena bien la botella, mezclando los plásticos sobre la marcha.

¡Ahora es el momento de rellenar! Corta o rompe los plásticos grandes en trozos más pequeños. Cuanto más pequeños sean los trozos, más densos serán. Llena la botella hasta la mitad con plástico suelto, y luego usa el palo para empujar hacia abajo alrededor de los lados de la botella. Sigue empujando hacia abajo mientras te mueves alrededor de la circunferencia de la botella. Una vez comprimida, añade más plástico suelto. Para maximizar la densidad, es bueno mezclar el plástico blando y luego el duro. Si es tu primer ecoladrillo, pésalo de vez en cuando para asegurarte de que estás en el camino hacia el peso mínimo deseado.

¿Has presionado demasiado? En raras ocasiones, al usar un palo afilado, una botella fina o demasiada fuerza lateral, un ecoladrillo se rompe. Si es así, empiece de nuevo. Las botellas rotas no durarán y pueden tener fugas de plástico. Corta la botella, retira el plástico y comienza de nuevo. El plástico PET cortado o dañado se puede reciclar.

Pesar tu ecoladrillo.

El peso frente al volumen de tu ecoladrillo es un buen indicador de su calidad. Los ecoladrillos que son sólidos y fuertes están densamente empaquetados. Todo el volumen se usa para los plásticos y no hay aire ni espacios en su interior. La densidad de un ecoladrillo debe ser superior a 0,33 g/ml. Esto significa que una botella de 600 ml debe estar por encima de los 200 gramos y una de 1500 ml debe estar por encima de un peso de 500 gramos.

Una densidad mínima es esencial para asegurar ecoladrillos de calidad. Deben ser sólidos y seguros.

Los ecoladrillos que están por debajo de 0,33 g/ml son demasiado blandos para usarse en módulos y no son ideales para la construcción en tierra. Los ecoladrillos blandos pueden comprometer las construcciones estructurales y se abollan fácilmente, lo que reduce su vida útil. Los ecoladrillos de baja densidad también son un peligro de incendio debido a las bolsas de aire que quedan en su interior,

Evita llenar demasiado su ecoladrillo.

Así que su ecoladrillo está lo más lleno posible, ahora es el momento de taparlo. En primer lugar, asegúrate de que no está lleno hasta el tope. Debe haber unos 1-2 cm entre el tapón y el plástico del interior. El tapón está hecho de un tipo de plástico diferente al de la botella y es la parte más débil del ecoladrillo. Si el plástico presiona, aunque sea ligeramente, contra la tapa, la presión la agrietará inevitablemente con el paso de los años.

Una vez terminados, tendrás que guardar tus ecoladrillos hasta que tengas suficientes para tu proyecto. Guárdalos en el interior, lejos del sol. Si es posible, protégelos con un paño o una lona para que no acumulen polvo ni suciedad. Apílalos en horizontal, con los extremos apuntando hacia fuera. Esto te permite organizar tus ecoladrillos por colores y marcas, lo que luego facilita la planificación y realización de proyectos.

Empezar a construir.

Una vez que tengas suficientes ecoladrillos estarás listo para construir.

Se pueden hacer bancos, mesas, sillas, estructuras y mucho más.

Quizá el mejor uso de los ecoladrillos sea la construcción de espacios verdes comunitarios. Usando la tierra local y los ecoladrillos, tú y tu comunidad podéis construir bonitos espacios que enriquezcan el entorno local.

#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://ecoinventos.com/