noviembre 9, 2022

Cómo cultivar chalota a partir de bulbos y semillas en macetas

Hoy hablamos del cultivo de chalota a partir de semillas y bulbos, especialmente en macetas de jardines o huertos domésticos.#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://ecoinventos.com/...
Cómo cultivar chalota a partir de bulbos y semillas en macetasCómo cultivar chalota a partir de bulbos y semillas en macetas

El uso de macetas para cultivar productos para el propio consumo es muy común. Y, es que, esta forma de cultivo, permite que aquellos que no disponen de un huerto puedan disfrutar de sus propios alimentos de una forma práctica y cómoda, sin necesidad de sacrificar demasiado espacio. La popularidad de esta práctica se hace eco a través de muchos blogs, como por ejemplo el de huertosdomesticos, que la tratan ya de forma habitual.

Hoy hablamos del cultivo de chalota a partir de semillas y bulbos, especialmente en macetas de jardines o huertos domésticos.

La chalota es un tipo de cebollas con sabor un poco más suave que las cebollas tradicionales.

El cultivo de chalota se puede hacer a partir de semillas o bulbos, y su plantación puede realizarse en otoño o a principios de la primavera.

Muy importante es que necesitarán un suelo bien drenado y que odian la competencia de las malas hierbas.

Cómo cultivar chalota en macetas.

Para el cultivo de chalota en maceta, se necesitan recipientes que tengan un buen número de agujeros para el drenaje, y tierra para macetas que drene bien.

Puedes preparar tu mezcla para macetas utilizando una parte de tierra de jardín que esté esterilizada, una parte de musgo de turba y una parte de perlita.

Para la esterilización de la tierra de jardín, puedes guardarla en un recipiente de cristal y colocarla en un horno microondas durante unos 20 segundos. Por cada 30 litros de medio de tierra casera para macetas, combina media taza de piedra caliza y ¼ de taza de fosfato.

Puedes cultivar chalota en un macetero que tenga una profundidad de 15 cm y una anchura de 30 cm.
Los maceteros que elijas pueden ser de plástico, arcilla, metal o madera.

La chalota podrá sobrevivir a pleno sol y en condiciones climáticas secas si se cultivan en macetas.

Para cultivar chalota en macetas, colócala en un lugar que reciba al menos 6 horas de luz solar al día y a una distancia de al menos 15 cm unas de otras.

La chalota debe regarse cuando la tierra esté seca hasta una profundidad de 1 cm. Hay que verter el agua lentamente sobre la superficie de la tierra hasta que salga por los agujeros de drenaje del fondo.

La chalota suelen necesitar un riego a la semana, pero también pueden requerir un riego diario cuando las condiciones climáticas son muy calurosas y secas.

Las chalotas deben abonarse desde el principio de la primavera hasta que se vea que los bulbos empiezan a hincharse.

Semanalmente, tendrás que seguir aplicando un fertilizante líquido, con la proporción que recomiende el fabricante.

Cuidado y mantenimiento.

Deberás proteger la chalota de las plagas y los depredadores.

A los pequeños mamíferos les encanta masticar estas chalotas. Tendrás que seguir protegiendo los chalotes asegurándose de cubrirlos con una red que mantendrá alejados a los depredadores.

No es necesario utilizar la red hasta la primavera, cuando los chalotes empiezan a crecer activamente.

La protección de la chalota frente a los gusanos o nematodos puede realizarse espolvoreando cenizas de madera en la zona cada dos meses.

Hay que desherbar la zona con regularidad. La chalota odia la competencia que suponen las malas hierbas, por lo que es esencial eliminarlas del suelo allí donde se produzca el crecimiento de la chalota. Asegúrate de desbrozar la zona con la mano, en lugar de con una pala u otra herramienta, para evitar que se dañen las raíces.

Riego

El riego de la chalota es importante. Hay que regar las plantas cuando las condiciones climáticas son secas. No es necesario regarlos mucho, ni siquiera en el momento de su crecimiento activo. Esto se debe a que la chalota no requiere una gran cantidad de agua adicional. De todos modos, cuando las condiciones climáticas sean secas y no llueva mucho, hay que asegurarse de que la tierra permanezca algo húmeda.

La capa de mantillo en la parte superior también será una gran ayuda para mantener la humedad en el suelo.

Flores.

Hay que cortar las flores. Si las chalotas que estás cultivando empiezan a florecer, se les quita la energía a los bulbos, lo que significa que no serán sabrosas ni grandes. Para evitar que esto ocurra, puedes cortar cualquier flor que haya empezado a crecer. Hay que cortar las flores en el tallo para evitar que entren en la fase de reproducción.

Cosecha.

Antes de cosechar la chalota, hay que destaparlos.

Las chalotas estarán preparadas para ser cosechados en las últimas semanas de junio o en las primeras de julio si se plantan en otoño o a finales de julio si se plantan en primavera. Podrás saber que están listos cuando veas que el follaje se vuelve amarillo.

Elige un día seco y utiliza alguna herramienta para aflojar la tierra que hay alrededor de las chalotas de forma suave y luego levántalos. Asegúrate de tener cuidado de no arrancarlas ni causar ningún daño a las raíces.

Las chalotas deben dejarse expuestos en la superficie durante al menos 1 día soleado. Cuando estén preparados para la cosecha, se secarán y la tierra saldrá con facilidad.

Al descubrir las chalotas, las ayudarás a alcanzar la fase de madurez, ya que el sol les ayudará a madurar cuando estén expuestos.

Para sacar las chalotas de la tierra, tendrás que utilizar una pala o un tenedor y mantenerlo al lado del chalote. Hay que clavar la pala en la tierra que hay debajo en un ángulo de 45 grados. Esto nos ayudará a romper las raícesde una manera sencilla.

Hay que sacudir cada chalote para eliminar una cantidad adicional de suciedad presente en los bulbos.

Almacenamiento.

Las chalotas recién cosechados se pueden consumir en cuanto se cosechan o también se pueden almacenar para utilizarlos más adelante.

Para almacenarlas, puedes extenderlas en una sola capa y dejar que se curen durante 7 a 15 días en un lugar cálido y seco.

A continuación, retira las hojas que queden en la parte superior del bulbo y pásalas a una bolsa de malla.

La bolsa de malla puede guardarse en un lugar seco y fresco. Si los chalotes se almacenan de esta manera, durarán hasta 6 meses.

Almacenamiento de los bulbos de chalota para su replantación.

Los bulbos de chalota que se cultivan también se pueden guardar para utilizarlos en la replantación. De cada bulbo obtendrá una nueva cabeza. De los que hayas guardado, selecciona los que estén sanos, grandes y secos para replantar en otoño o primavera.

Asegúrate de no utilizar bulbos dañados o húmedos para la replantación.

Plantación de bulbos de chalota

Para plantar bulbos, necesitarás un mínimo de chalotas, espacio para la plantación y algunas herramientas, tierra, compost bien descompuesto y una pala o pica.

La plantación de chalotas puede realizarse tanto en otoño como en primavera, pero se obtendrá la cosecha antes si la plantación se realiza en otoño.

Para la plantación en otoño, hay que seleccionar una fecha que venga después de las primeras heladas y antes de que llegue el frío más extremo. En la primavera, puede comenzar al principio de la temporada.

Para la plantación de chalota, tendrás que elegir la ubicación perfecta. Los chalotes necesitan pleno sol, un suelo que drene bien y un lugar completamente libre de malas hierbas.

Las camas elevadas son las mejores para el crecimiento de las chalotas, sobre todo si el suelo de tu jardín es específicamente húmedo. Los suelos que drenan bien están compuestos por marga, arena y limo.

El compost será un buen aliado en la plantación de chalotas. Puedes añadir un cubo completo de compost por cada metro cuadrado. Asegúrate de no añadir estiércol al suelo, ya que contiene demasiado nitrógeno.

Ahora es el momento de separar los bulbos. Al igual que el ajo, los chalotes crecen en cabezas que constan de varios bulbos. Si ves que tus chalotas no están en bulbos separados, tendrás que pelar cada chalota empezando por la cabeza principal.

En cada bulbo crecerá una nueva cabeza de chalota que contendrá varios dientes o bulbos.

Para cultivar chalotas a partir de bulbos, éstos deben estar espaciados de forma que haya una distancia de al menos 5 a 6 cm entre ellos. Cada bulbo debe introducirse en la tierra con las raíces hacia abajo.

Tendrás que seguir introduciéndolos en la tierra hasta que el chalote esté enterrado hasta ⅓ de la tierra.

Semillas

Si prefieres cultivar chalotas a partir de semillas, la mejor época es la primavera, cuando el suelo empieza a calentarse.

Las semillas deben plantarse a la misma distancia y cada semilla debe enterrarse a una profundidad de 1 cm, espaciándolas a una distancia de 5 cm entre sí en una fila. Elige un suelo firme y bien drenado, en un lugar que reciba pleno sol.

Tendrás que rematar usando mantillo. Para la plantación en otoño, la parte superior de los chalotes debe cubrirse con hojas, paja, heno o virutas de madera para protegerlos de las heladas y el frío durante todo el invierno. Para obtener los mejores resultados, puedes utilizar un buen mantillo de 15 cm.

Como alternativa, puedes empezar sembrando las semillas de chalota en un invernadero o en un alféizar que sea luminoso en invierno.

Las semillas deben sembrarse en bandejas modulares utilizando un compost que drene libremente y que se utilice para la siembra de semillas.

Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias! Newsletter EcoInventosNewsletter EcoInventos
EcoInventos TelegramEcoInventos Telegram

#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://ecoinventos.com/