abril 15, 2022

CNDH reconoce que sus exfuncionarios no esclarecieron el caso Ayotzinapa

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) saludó los esfuerzos del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) en la búsqueda de la verdad respecto de la desaparición forzada de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, Guerrero. Ello, a dos días de que dieran a conocer su tercer informe sobre este caso, en el que se documenta la maquinación de autoridades de los tres niveles de gobierno para ocultar la verdad. Asimismo, admitió que su propio personal de aquel entonces faltó a sus obligaciones de esclarecer los hechos.

Al respecto, el organismo autónomo recordó que en diversas ocasiones se ha pronunciado sobre las inconsistencias de la investigación oficial que derivó en la supuesta “verdad histórica”, “así como a la actuación de las autoridades, incluyendo las de esta Comisión, que en su momento tuvieron la encomienda de esclarecer los hechos, no cumpliendo con su responsabilidad como servidores públicos”.

De lo anterior se desprende que la CNDH ha reconocido que el personal de esa institución contribuyó a esa “verdad histórica” que el entonces procurador Jesús Murillo Karam intentó imponer, y que ya se ha demostrado que es una mentira. En aquel entonces, la Comisión era encabezada por Luis Raúl González Pérez, quien asumió el cargo el 19 de noviembre de 2014, dos meses después de ocurrido este crimen.

En un comunicado, la Comisión señaló que esta actuación de las autoridades dañó “de manera sistemática tanto a los estudiantes desaparecidos como a sus familiares y a la sociedad en su conjunto”.

Por ello, indicó, “actualmente estamos trabajando junto con los padres y madres de los estudiantes de Ayotzinapa para exigir a las autoridades competentes una investigación diligente que les garantice el acceso a la verdad y a la justicia”.

Y consideró que “sólo mediante el ejercicio del derecho a la verdad y el acceso a la justicia, las familias de los 43 estudiantes desaparecidos podrán hacer frente a la falta de investigaciones, juzgamientos y sanciones que han enfrentado durante estos años de dolor, desconcierto e indignación”.

La CNDH destacó la importancia del trabajo del GIEI –mecanismo auspiciado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos– que coayuva a esclarecer los hechos ocurridos en torno a la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, ocurrida la noche del 26 y 27 de septiembre de 2014 en Iguala.

A más de siete años de esos sucesos, también se sumó a la exigencia para que los padres y madres de los estudiantes desaparecidos y asesinados tengan acceso a la verdad de los hechos ocurridos la noche y madrugada de los días 26 y 27 de septiembre de 2014, “y con ello se logre el acceso a la justicia que tanto clama el pueblo de México”.

Tomado de https://contralinea.com.mx/feed/