abril 20, 2021

Cascadas de nubes: qué condiciones son necesarias para producir este místico y majestuoso fenómeno atmosférico

En la montaña de Lushan, al este de China, es habitual encontrar un fenómeno atmosférico que bien podría acompañar cualquier leyenda ancestral. Son las cascadas de nubes, que recorren la ladera de las montañas y caen como si...

En la montaña de Lushan, al este de China, es habitual encontrar un fenómeno atmosférico que bien podría acompañar cualquier leyenda ancestral. Son las cascadas de nubes, que recorren la ladera de las montañas y caen como si fuera una gigantesca cascada.

Cuando ocurren, estas cascadas de nubes centran las miradas de todos los turistas. Siendo afortunados aquellos que pueden fotografiarlas y disfrutarlas en primera persona. Desde algunas regiones de China hasta Australia, pasando por las Islas Canarias. Estos son algunos de los lugares donde se ha podido observar este fenómeno. Aquí os explicamos qué hace falta para que se formen y cuándo han sido vistas recientemente.

Un mar de nubes que cae por la montaña

Las cascadas de nubes son un fenómeno difícil de ver, pero no tan raro. Podemos entenderlo como las auroras boreales; simplemente debemos estar en el momento adecuado y en el lugar idóneo.

Cameron Bostock, youtuber de aventuras, pudo captar esta cascada de nubes en junio de 2020, en Bluff Knoll, el punto más alto del suroeste de Australia. “Llegamos a la cima y fue simplemente irreal. Un enorme e interminable mar de nubes, cayendo en cascada sobre la ladera de la montaña”, explica en el vídeo de cinco minutos que recomendamos ver para hacerse una idea de la belleza del fenómeno.

Cuando las nubes llegan al borde de la montaña, simplemente caen y se desplazan sobre el borde del terreno. En ese caso, tenemos estratocúmulos (nubes de baja altura) y vientos catabáticos o de drenaje frío.

Para que se formen este tipo de nubes orográficas hace falta que estas tengan el grosor correcto. Si son muy gruesas quedará todo oscurecido y no dejará ver la forma del terreno, mientras que si no tienen el grosor suficiente no dará la sensación de caída.

Otro factor importante para que se produzcan son los vientos. Hace falta estabilidad y que no sean vientos suficiente fuertes. Según explica Jessica Lingard a ABC Australia, de la agencia de metereología australiana: “el mejor momento para ver este fenómeno sería a primera hora de la mañana, antes de que el sol caliente el aire fresco que se hunde“.

Equipado con su cámara Nikon, una GoPo 5 y un DJI Mavic Pro, Roberto Porto nos dejaba en septiembre de 2018 un pequeño vídeo time lapse de la cascada de nubes ocurrida en la isla de Palma. La imagen, elegida como ‘Earth Science Picture of the Day‘, es una representación de nubes cayendo y disipándose gradualmente como si fuera una cascada. La imagen es del área alrededor de El Paso, visto desde el centro de visitantes del Parque Nacional.

Según describe la ‘Universities Space Research Association’, tenemos en esencia “una capa marina (aire fresco y húmedo, que es más denso, sobre las aguas de La Palma) que fue empujada tierra adentro por una fuerte brisa marina. El calentamiento de la pendiente hacia abajo actuó para ayudar a evaporar la capa de niebla espesa”.

Agustin Nunez, astrofísico del Observatorio de Canarias, explica a BBC la particularidad de los vientos: “nuestros vientos alisios son creados por un sistema de alta presión en las Azores y viajan más de 2.000 km sobre el mar. Aquí tenemos el nivel de turbulencias más bajo del planeta“. Si Canarias estuviera ubicada en cualquier otro lugar, y no fuera un gran volcán, estas cascadas de nubes no ocurrirían.

Dominic Dähncke compartía en 2013 la imagen de portada cedida que hemos utilizado para ilustrar este particular fenómeno. “Esta fotografía fue tomada en las montañas de “Cumbre Nueva”, en la parte oeste de La Palma, una de las islas más hermosas de Canarias, en España. Para capturar el movimiento de la nube, configuré la velocidad de mi cámara en 70 segundos, usando un filtro ND para minimizar la entrada de luz en el sensor de la cámara”, explica en su perfil.

Las nubes fluyendo por las paredes de los valles han acabado colaborando con el Patrimonio de la Humanidad. El Lushan National park y su particular cultura fueron inscritos en 1996 y estas cascadas de nubes son una de sus particularidades. Numerosos turistas suelen acercarse a la provincia de Jiangxi para fotografiar este particular fenómeno que ocurre cuando una masa de aire cálido y vapor choca contra la ladera de las montañas.

No es la única región de China donde se han observado estas cascadas de nubes. En el bosque Shennongjia, en la provincia de Hubei, también ocurre este fenómeno. El aire estable se encuentra con la montaña y se enfría a medida que asciende. Entonces el valor de agua se condensa y forma la nube. Pero cuando llega a la cima, el aire es más pesado que su ambiente y se hunde por el otro lado. Esto hace que se caliente a medida que desciende y vaya evaporándose para producir este efecto de movimiento.

Otros lugares donde se ha observado esta cascada de nube es en la montaña de la ciudad de Yichun, el Monte Jinfo, entre la provincia de Chongqing y Guizhou o en las montañas de la ciudad de Aizawl, en la India. En todos estos sitios se cumple un terreno específico, habitualmente laderas de montañas que rodean una elevada meseta.

Imagen de portada | Dominic Dähncke

Tomado de https://www.xataka.com/index.xml

A %d blogueros les gusta esto: