Carlos Slim reconoce que "Telmex ya no es negocio": ¿Qué pasará con sus clientes?

Teléfonos de México (Telmex) está en números rojos: Tiene un pasivo laboral que se heredó de cuando menos 270,000 millones de pesos, se mantiene en desventaja competitiva ante la imposibilidad de completar su cartera de servicios triple play con la televisión paga por la negativa del gobierno- en los últimos tres sexenios- de modificar su título de concesión, aunado al desplome del consumo de telefonía fija: Frente a esta situación el empresario Carlos Slim, dueño de la telefónica reconoció: «Telmex no es negocio desde hace como 10 años».

En conferencia de prensa, el hombre más rico de México, aseguró que no venderá Telmex por tratarse de una empresa mexicana, «si no ya la hubiéramos vendido y eso ya lo acordé con mis hijos».

Te podría interesar

Por lo que no implica ningún cambio o afectación para los usuarios.

Explicó que el pasivo laboral obedece a que «nos la dejaron sin fondo de pensiones, pero nosotros creamos un fondo de pensiones que vale como 160,000 millones y le inyectamos 20,000 millones cada año».

Detalló que el resultado del alto pasivo laboral que se heredó, es que se contabilizan 41,000 jubilados y se requieren al menos 270,000 millones de pesos para bajar este pasivo.

¿Consentido de la 4T?

Desde 2008 el empresario Carlos Slim ha acusado que el gobierno federal en turno ha frenado el desarrollo de Telmex, debido a que por temas de regulación no ha podido completar su oferta triple play (servicio de televisión de paga, internet y telefonía fija) y queda en desventaja competitiva respecto del resto de las empresas.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Banorte anuncia cambios para clientes con saldo mayor a 10,000 pesos

Slim Helú echó por tierra los señalamientos que lo acusan de que ha sido altamente beneficiado por la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, pues de ser así ya se habría logrado eliminar el candado que tiene Telmex en su titulo de concesión para poder comercializar de forma directa el servicio de televisión de paga, situación que no se ha logrado.

A pesar de ello, “Telmex se defiende” y “afortunadamente” ya se están reestructurando las jubilaciones que se dieron a los 48 y 53 años, con lo cual se va a «aligerar» la carga del pasivo laboral.

 

Desventaja competitiva

En la última década el tráfico de llamadas en teléfonos fijos se desplomó hasta 84%, y pasó de 70 millones de minutos en 2011 a sólo 11.3 millones al cierre del 2021, de acuerdo con datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

Telmex ha acusado que se le ha negado competir en igualdad de condiciones y que pese a haber cumplido con tres condiciones: garantizar la interconexión, la interoperabilidad y la portabilidad numérica, no ha podido obtener mejores condiciones.

El poder judicial, en 2012, negó a Telmex el amparo al que había recurrido la telefónica tras la negativa de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en 2011 para modificarle su titulo de concesión, por lo que la resolución de la dependencia quedó en firme.

El Segundo Tribunal Colegiado Auxiliar, quien llevaba el asunto, resolvió que el amparo de Telmex contra la negativa de la SCT de modificarle el titulo de concesión para que pudiera ofrecer televisión de paga, es improcedente y sobreseyó el amparo. De modo que el amparo que atrajo el miércoles pasado la Corte, del Séptimo Tribunal Colegiado, queda sin efecto.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones declaró a América Móvil como “agente preponderante” en 2014. En ese momento, el agente económico tenía una participación de 66.1% en el mercado de las telecomunicaciones; Telmex tenía una participación de mercado de 67.1% en la telefonía fija y Telcel, de 70.1% en la telefonía móvil.

Frente a esto, y como parte de la regulación asimétrica se tuvo que implementar una serie de medidas para reducir su “alta concentración en el mercado”; se eliminó el roaming, es obligación dejar de vender celulares bloqueados y notificar vía mensaje de texto a los clientes de prepago sobre los servicios que incluía su ‘recarga’; compartir su infraestructura para que otros competidores, como AT&T, pudieran rentarla.

En los primeros tres años- en 2017- América Móvil pasó de 66.1% a 60.1% de participación, lo que significó una reducción de 6 puntos. Entonces los analistas estimaron que sólo se requerirían ocho años para lograr un equilibrio en el mercado de telecomunicaciones; sin embargo, desde que se hizo esa primera medición, la efectividad de las medidas para reducir la preponderancia de América Móvil se ralentizó: entre 2017 y 2020, el nivel de participación sólo se redujo en poco más de dos puntos porcentuales.

 

 

Tomado de https://lasillarota.com/rss/feed.html?r=23