Botánico, ¿jardín o restaurante? El nuevo oasis en la Condesa


Ya sea que quieras consentir a alguien, darte un apapacho o festejar un acontecimiento especial, éste es el lugar indicado. Prueba platillos exquisitos en un lugar hermoso. Botánico es un restaurante que se ubica en la Condesa, uno de los barrios más bellos de la CDMX.


Disfruta tu ciudad


Se trata de un lugar que rápidamente se ha convertido en el favorito de los locales. Sin embargo, también lo es para quienes acudimos a la zona en búsqueda de buena comida y lugares lindos. Este barrio siempre tiene algo nuevo que ofrecer. Los establecimientos de la colonia Condesa, junto con los de la colonia Roma, aparecen constantemente en búsquedas como “restaurantes especiales para celebrar”, “nuevos lugares para comer”, “restaurantes con jardín”, etcétera.

Botánico cumple con todas las características para quienes buscan lugares diferentes para momentos especiales. Date un gustito o dáselo a alguien más y conozcan este hermoso y verde lugar. Te contamos algunas otras razones para ir y qué probar en este oasis citadino.

botánico restaurante en la CDMX

Botánico, restaurante y jardín en la CDMX

Es difícil imaginar que la fachada del 217 de Alfonso Reyes, en la colonia Condesa, esconde este encantador espacio. Además de embellecer el restaurante, funciona como una suerte de jardín botánico para la conservación de especies en riesgo. En este entorno, el dúo dinámico formado por los chefs Ale Navarro y Ernesto, encuentran inspiración para el servicio todos los días.

La chef, Ale Navarro, no puede evitar sonreír cuando le preguntan qué estilo de comida se ofrece en Botánico. Sin dudarlo, contesta, “lo que nos gusta comer”. Para la planeación del menú, la inspiración viene del gusto por los sabores. Por lo cuidado en sus platillos, es un homenaje a los ingredientes. Aquí es tan importante el origen de los insumos como la preparación.

La carta presenta platillos que pueden compartirse, especialmente porque al probarlos, van a querer degustar varios de ellos. Te recomendamos las entradas frías en las que destacan el hummus de garbanzo acompañado de un flatbread, el tiradito de pescado o el ceviche de lobina con pulpo y leche de tigre. Éstas se preparan en la barra fría, en la que puedes sentarte y ver la producción de los platillos.

Hummus de garbanzo

Si lo tuyo son las sopitas, entonces la de cebolla o el consomé de hongos de temporada y maíz te harán muy feliz. Para los amantes de la pasta, los ravioles de ricotta, piñón rosa, crema de calabaza y jaiba azul será tu nueva favorita.

Los fuertes de Botánico

Y aquí la razón por la que es mejor pedir entradas para compartir: los platos fuertes. El pork belly todos los días cambia la salsa con la que se acompaña según la disponibilidad de los ingredientes. La hamburguesa de rib eye o el sándwich de roast beef te harán salivar apenas pruebes el primer bocado. También, hablando de “lo que nos gusta comer” a lo que se refiere la chef, en el menú hay milanesa y pollo orgánico rostizado. No hay que perderse el corte Nueva York con chimichurri y puré de papa, especialmente si vas en familia o con un grupo de amigos.

Botánico restaurante CDMX

El dulce final

Aunque vas a querer resistirte al postre, porque para el final de la visita estarás más que satisfecho, ¡el postre es el postre! No hay que perderse el dulce y delicioso final. Pide la tarta de chocolate y helado de mantequilla avellanada o el creme brulée con aceituna kalamata. Otro de los imperdibles es el cheescake de queso brie, bañado en una compota que también cambia todos los días, según la fruta disponible. ¡Todo es magnífico!

  • ¿Dónde?
    Botánico se ubica en el 217 de la calle Alfonso Reyes,
    en la colonia Condesa.
  • Horario
    Martes a domingo de 13:00 a 23:00 hrs.


Disfruta tu ciudad

cdmxcolonia condesaFin de semanagastronomiaI want to gorestaurantes cdmxrestaurantes condesa
autor
Corredor, amante de los perros y apasionado de la comida. Escribo sobre comida, viajes y estilo de vida. Mi historia de amor con la comida comenzó cuando apenas era un niño, observando a mi mamá volando en la cocina como un colibrí. Amo los viajes que me dejan con el corazón contento, y unos kilitos de más.

Tomado de https://www.mexicodesconocido.com.mx/