Bebederos para abejas: por qué, recomendaciones, ideas

Un bebedero para abejas es una forma sencilla de proporcionar agua potable limpia a las abejas y apoyar toda la vida de la colmena. #Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://ecoinventos.com/...

Desde el amanecer hasta el anochecer, las abejas realizan un importante trabajo para la salud y la seguridad de la colmena.

Las abejas forrajeras grandes distancias desde la colonia para recoger el polen para las hambrientas abejas bebé en el nido. Una vez recogido el polen, las abejas regresan a la colmena, dejan el polen rico en proteínas a la cría, y se van de nuevo.

Una sola abeja puede visitar hasta 2.000 flores al día. Las abejas obreras también realizan otras tareas: limpiar las celdas de cría, fabricar cera y conservar la miel, vigilar la entrada, reparar las grietas de la estructura, dar de comer a las crías, abanicar la colmena para mantener la temperatura adecuada y retirar los muertos. Y éstas son sólo algunas de las tareas que hay que realizar.

El trabajo de la abeja obrera nunca termina, y ciertamente es un trabajo sediento.

¿Por qué hay que poner agua para las abejas?

Cuando salen a explorar el mundo, las abejas buscan cuatro cosas: polen, néctar, propóleo y agua.

Las abejas beben agua para saciar su sed, pero también la recogen internamente, en lo que se llama el estómago de la miel, y la llevan de vuelta a la colmena. Allí, el agua se utiliza de varias maneras.

Junto con una dieta saludable de néctar, polen y jalea real, las larvas en desarrollo necesitan mucha agua para pasar de ser larvas indefensas a abejas ocupadas.

En los días más calurosos, las abejas extienden una fina capa de agua sobre las celdas del panal y la abanican con sus alas para ayudar a mantener la colmena cómoda y fresca.

La miel almacenada en el panal puede cristalizarse y volverse demasiado espesa para que las abejas la coman. Cuando esto ocurre, las abejas diluyen la miel endurecida con agua para hacerla suave y comestible de nuevo.

Aunque las abejas son perfectamente capaces de encontrar sus propias fuentes de agua, éstas no siempre son limpias y seguras. Las vías fluviales contaminadas, el agua clorada de las piscinas y las escorrentías cargadas de pesticidas no son buenas para las abejas ni para otros animales salvajes.

Un bebedero para abejas es una forma sencilla de proporcionar agua potable limpia a las abejas y apoyar toda la vida de la colmena.

Prácticas recomendadas para el bebedero de abejas.

Asegúrate de que tu bebedero para abejas está limpio, es seguro y le gusta a las abejas.

No ahogues a las abejas.

Las abejas no pueden posarse en la superficie del agua. Para eliminar el peligro de ahogamiento, añada siempre pequeñas plataformas de aterrizaje para que las abejas se posen.

Rocas, piedras, guijarros, grava, palos y corchos son algunas de las cosas que puedes utilizar para proporcionar un puerto seguro para que las abejas accedan al agua sin resbalar.

Usa agua con olor.

Los científicos creen que las abejas encuentran el agua por el olor más que por la vista, y se sienten más atraídas por el agua que emite los aromas terrosos de la naturaleza.

Es más probable que las abejas ignoren el agua directamente del grifo y busquen fuentes que huelan a tierra húmeda, descomposición, plantas acuáticas, musgo, gusanos y sal.

Ayuda a las abejas a encontrar tu bebedero espolvoreando un poco de sal en el agua. Sólo es necesario hacerlo al principio: una vez que unas cuantas abejas descubran el bebedero, recordarán su ubicación y lo llevarán de vuelta a la colmena para contárselo a todas sus amigas.

Busca el lugar perfecto.

Una vez que el rumor de que tu bebedero es el lugar seguro, tendrás multitud de abejas alrededor del agua.

Antes de colocar el bebedero, elije un lugar visible pero alejado de las zonas más transitadas del jardín. Colocarlo en el jardín, cerca de las flores que las abejas consideran deliciosas, también les ayudará a localizar la fuente de agua.

Mantenlo lleno.

Repón el agua al menos una vez a la semana, y con mucha más frecuencia durante los días de mucho calor y chisporroteo, cuando las abejas necesitan más aire acondicionado para la colmena.

No es necesario vaciar el agua, basta con rellenarla con agua fresca y dejar que el exceso se derrame por los bordes del recipiente. Cualquier huevo de mosquito puesto en el agua estancada será arrastrado.

Imagen: Djonni – Depositphotos.

Ideas de bebederos para abejas.

  1. Haz que tu bebedero para pájaros sea apto también para las abejas. La cuenca ancha y poco profunda de un bebedero para pájaros puede servir fácilmente para abejas: basta con añadir guijarros u otros equivalentes para las abejas. Puedes amontonar las piedras o rocas en un lado o distribuirlas uniformemente a lo largo del fondo del bebedero, siempre que haya varias zonas de aterrizaje seco en medio del agua. Es probable que atraigas a unas cuantas mariposas también. Al igual que las abejas, las mariposas no pueden posarse en el agua y agradecerían un lugar seguro para descansar y beber.
  2. Reutiliza un alimentador de colibríes. Las abejas sorben los líquidos con una lengua en forma de pajita, o probóscide. Cuando está completamente extendida, la probóscide puede llegar a lo más profundo de las flores y acceder al dulce néctar, o al agua refrescante, en este caso. Un comedero para colibríes, con sus numerosos puertos, permite a las criaturas con hocicos largos sorber la bebida. Llénalo con agua corriente en lugar de agua azucarada y se convertirá en un fantástico bebedero para abejas. Utilizar un comedero para colibríes como bebedero para abejas probablemente también atraerá a las avispas. Estas también necesitan buenas fuentes de agua, y a cambio proporcionarán un buen control de plagas y polinizarán muchas flores por el camino.
  3. Cuelga un comedero para pollos. Los comederos colgantes para aves de corral funcionan genial, ya que aprovechan la gravedad para mantener los niveles de agua. Y puedes mantenerlo alejado del suelo colgándolo en un árbol. Los comederos para aves de corral suelen ser un poco más duraderos, ya que están hechos para ser utilizados en el exterior. Como siempre, añade guijarros o canicas a lo largo del borde del comedero para mantener a las abejas secas y seguras.
  4. Voltear una maceta de barro. Dale la vuelta a una maceta de barro y coloca el platillo que la acompaña encima. Y ya está. Lo mejor es utilizar una maceta de al menos 20 cm de ancho, aunque cuanto más grande sea la combinación de maceta y platillo, más agua contendrá. Colócala en un lugar plano del jardín y llena el platillo con piedras o guijarros. A continuación, vierte un poco de agua y disfruta de tus nuevos amigos.
  5. Usa cualquier recipiente que puedas encontrar. Un frisbee volcado es un bebedero ideal para las abejas. Busca en tu casa posibles recipientes: ollas poco profundas, como cacerolas, platos para tartas y bandejas para hornear, serían absolutamente útiles.

Tu población de abejas locales zumbará de gratitud.

#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://ecoinventos.com/