septiembre 20, 2022

Así fueron los Jardines Colgantes de Babilonia: la única de las maravillas del mundo antiguo que nadie ha podido encontrar

Ni una vasija, ni una columna: nunca nadie ha encontrado evidencia física de los Jardines Colgantes de Babilonia. Ésta es la razón. A los Jardines Colgantes de Babilonia se les dedicó ríos de tinta en la Antigüedad. Algunos de los historiadores...

Ni una vasija, ni una columna: nunca nadie ha encontrado evidencia física de los Jardines Colgantes de Babilonia. Ésta es la razón.

A los Jardines Colgantes de Babilonia se les dedicó ríos de tinta en la Antigüedad. Algunos de los historiadores más reconocidos del siglo VII a.C. le dedicaron años de trabajo documental. El espacio lo ameritaba: frutos desconocidos, arroyos artificiales, sistemas de riego únicos en su tipo, flores de aromas traídos del otro lado del mar.

Según la leyenda, el emperador Nabucodonosor II construyó este espacio para el deleite de los sentidos de su esposa, Amytis. Venida de una tierra lejana, extrañaba las montañas y la vegetación de su ciudad natal: en medio del desierto, se sentía completamente fuera de casa. En un acto de amor, dicen los escritos antiguos, su nuevo marido volcó todos los esfuerzos de su imperio en emular aquel paraje en medio de las dunas del actual Irak.

A la fecha, milenios más tarde, nadie sabe qué pasó con ellos, dónde están o por qué desaparecieron. Esto es lo que sabemos.

¿Dónde se encuentran los Jardines Colgantes de Babilonia?

Jardines Colgantes de Babilonia
Wikimedia Commons

Babilonia fue una de las ciudades política y económicamente más activas de Mesopotamia. Como tal, los Jardines Colgantes de Nabucodonosor II se construyeron en torno a su palacio. De esta manera, su esposa podría sentirse más en casa. En forma de terrazas y azoteas verdes, rebosaban en especies vegetales que nunca antes se habían visto en el actual desierto iraquí.

No sólo los historiadores antiguos le dedicaron atención a la construcción de Nabucodonosor. Por el contrario, en el siglo XIX, el arqueólogo británico Leonard Woolley sugirió «que los jardines se construyeron dentro de los muros del palacio real de Babilonia«, según documenta Britannica. Hasta ahora, es la teoría más aceptada sobre su ubicación original.

Otras propuestas teóricas suponen que los jardines realmente no ‘colgaban’, sino que estaban suspendidos en el aire. De esta manera, las terrazas del zigurat principal estaban delineadas por flores y plantas siempre. Por medio de un sistema de bombeo, se mantenían en aquel verdor perenne gracias al agua del Río Éufrates, uno de los que permitió el florecimiento de toda Mesopotamia. 

También lee: Así fueron las 7 maravillas del mundo antiguo, en su momento de mayor esplendor

La única de las maravillas del mundo antiguo que nadie encuentra

[embedded content]

Por el periodo en el que reinó el emperador, se asume que los Jardines Colgantes de Babilonia se construyeron alrededor de los años 605– c. 561 a. C. Sin embargo, no se tiene registro de cuándo desaparecieron —ni por qué. Este enigma histórico ha llevado a ciertos historiadores a asumir que se tratan de solo un «espejismo histórico», como los describe World History Encyclopedia.

Una de las razones es que, muchas veces, los relatos griegos y romanos sobre los Jardines Colgantes «fueron escritos de segunda mano siglos después de la supuesta destrucción de la maravilla», explica el medio. Incluso en la era contemporánea, equipos enteros de arqueólogos alemanes buscaron su ubicación original, con base en los textos que se conservan hasta la actualidad. Nunca encontraron nada.

Jardines Colgantes de Babilonia
Reconstrucción de cómo se pudieron ver las terrazas de los Jardines Colgantes de Babilonia / Getty Images

Ni un pilar, ni una columna, ni un mosaico: el desierto los consumió por completo. La construcción de Nabucodonosor II —que se pensó sólo para atender a los placeres de los sentidos, y no como fuente de comida— está completamente desvanecida del mapa. A diferencia de otras de las maravillas del mundo antiguo (como las Pirámides de Giza, por ejemplo), no hay un sólo registro físico de los Jardines Colgantes de Babilonia.

Otros vestigios de la antigua Babilonia ya se han encontrado en el sitio donde, supuestamente, la ciudad se erigió en la Antigüedad. El mejor ejemplo de ellos son las Puertas de Ishtar: el mítico umbral que guardaban los Lamassu de intrusos y posibles invasiones extranjeras. Aún así, los textos contemporáneos a los jardines de Nabucodonosor II los describen como una «maravilla para todos los pueblos».

Hasta la fecha, su existencia sólo está constatada por estos relatos.

Sigue leyendo:

La Torre de Babel fue realmente un zigurat de la antigua Babilonia y no sólo un relato bíblico

Estos son los yacimientos arqueológicos que ha dejado al descubierto la sequía extrema global

Tomado de https://www.ngenespanol.com/