Arqueólogos mexicanos han descubierto una metrópolis maya de 1.500 años de antigüedad con palacios y pirámides.



En un fascinante descubrimiento realizado la semana pasada, los arqueólogos descubrieron una ciudad maya de 1.500 años de antigüedad muy bien conservada en la región de Yucatán (México).


La centenaria ciudad de Xiol -que significa “el espíritu del hombre” en maya- habría estado habitada por unas 4.000 personas durante el periodo clásico tardío, precisamente entre los años 600 y 900 de nuestra era.

Se descubrió por primera vez en 2018, cuando la zona constituía un posible lugar de construcción para un proyecto industrial cerca de la ciudad de Mérida, sobre la costa noreste de Yucatán, informó la el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) quien se hizo cargo desde entonces del sitio.

El descubrimiento de esta ciudad maya es importante por su arquitectura monumental y porque ha sido restaurada a pesar de estar ubicada en terrenos privados”, dijo a la agencia de noticias EFE Arturo Chab Cárdenas, delegado del centro del INAH en Yucatán.

Los arqueólogos que excavaron el sitio se toparon con un conjunto de pirámides, palacios y plazas. Lo que hace que Xiol sea aún más intrigante es su arquitectura de estilo Puuc, inconfundible en la pirámide de Chichén Itzá.

El especialista del #INAH Carlos Peraza Lope, encargado de los trabajos de excavación en la nueva zona arqueológica de Xiol, explica qué significa el nombre.
#ZonaArqueológicaDeKanasín https://t.co/dV927Odztp

Sin embargo, las características arquitectónicas de estos edificios son típicas de la región sur de Yucatán.

El análisis de otros artefactos y pruebas indica que en la ciudad vivían personas de diversas clases sociales.

“Había gente de diferentes clases sociales… sacerdotes, escribas, que vivían en estos grandes palacios, y también estaba la gente común que vivía en pequeños edificios”, dijo Carlos Peraza, uno de los principales investigadores.

Uno de los propietarios del terreno donde se descubrió la ciudad de Xiol, Mauricio Montalvo, habría encontrado una piedra gigante cuando se estaba excavando el lugar para su construcción, para luego descubrir “edificios enormes”.

Esto le llevó a cambiar de planes, ya que cedió el sitio al INAH para ayudar a preservar el patrimonio maya.

Los arqueólogos encontraron los cuerpos de 15 adultos y niños de la actual Guatemala en un cementerio cercano, junto con otros artefactos, como herramientas y cerámicas, que datan de entre el 700 y el 350 a.C., es decir, del periodo preclásico.

close

Tomado de http://Notaantrpologica.com/