junio 12, 2021

5 malas hierbas que querrás tener en tu jardín

¿Sabes qué hierbas o plantas son beneficiosas para tu jardín o huerto? Hablamos de 5 que pueden mejorar nuestro jardín. #Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://ecoinventos.com/...

5 malas hierbas que querrás tener en tu jardín

¿Sabes qué hierbas o plantas son beneficiosas para tu jardín o huerto? Las malas hierbas pueden desesperar incluso al jardinero más paciente. Aumenta la productividad de tu jardín sabiendo cómo aprovechar el poder de estas cinco malas hierbas.

Beneficios de las malas hierbas del jardín.

Hasta que no lees sobre los beneficios que nos pueden aportar las malas hierbas, algunos días se nos pueden hacer muy cuesta arriba en el jardín o huerto.

Estas son algunas de las cosas que las malas hierbas del jardín hacen por nosotros:

  1. Las malas hierbas protegen el suelo. Las malas hierbas crecen rápido, por lo que pueden cubrir rápidamente el suelo desnudo para protegerlo. Sus raíces mantienen el suelo unido y evitan que se erosione con el viento o la lluvia. Su presencia puede indicar la necesidad de mantillo para proteger el suelo, es decir, más mantillo puede significar menos malas hierbas.
  2. Las malas hierbas pueden fertilizar el suelo. Algunas malas hierbas acumulan nutrientes vitales del subsuelo y llevan los nutrientes a sus hojas. A medida que las hojas de las malas hierbas mueren, se convierten en fertilizante para la capa superior del suelo dañada. Su presencia puede indicar la necesidad de enriquecer el suelo con enmiendas como lombrices o compost. Esto se debe a que cada vez que cosechas verduras, extraes nutrientes del suelo.
  3. Las malas hierbas influyen en el suelo. Las raíces en descomposición, sobre todo las profundas, añaden materia orgánica al suelo. Proporcionan canales para que la lluvia y el aire penetren. Las raíces en descomposición también crean túneles para las lombrices y otros microbios beneficiosos del suelo. Ayudan a mejorar el jardín sin labranza.
  4. Las malas hierbas atraen a los insectos beneficiosos. Las malas hierbas suelen brotar rápidamente, pero son de corta duración. Por esta razón, florecen con frecuencia con el fin de poner semillas para la siguiente generación. La floración y su denso follaje pueden atraer a los insectos beneficiosos que buscan hábitat o néctar.

Cómo elegir las mejores malas hierbas para tú jardín.

Es todo un reto reducir esta lista a sólo cinco malas hierbas beneficiosas, porque hay muchas plantas que pueden beneficiar al jardín o huerto y reducir su mantenimiento.

Sin embargo, para este artículo, nos hemos centrado en algunas malas hierbas comunes que cumplen dos funciones importantes:

  • Acumulan nutrientes. Aunque no hay una tonelada de investigaciones sobre este tema, creo que ayuda tener la mentalidad de que la naturaleza sabe lo que está haciendo y está enviando las plantas al rescate. Si estas malas hierbas, de hecho, acumulan nutrientes, entonces se reduciría la cantidad de tiempo y dinero que tengo que dedicar a los fertilizantes. La presencia de estas malas hierbas puede indicar exactamente qué nutrientes le faltan a mi suelo.
  • Atraen insectos beneficiosos. Esto reduce la cantidad de tiempo y dinero que debo dedicar a combatir las plagas. Al fertilizar y reducir las poblaciones de plagas, estas malas hierbas aumentan la productividad de los jardines. Además, estas malas hierbas tienen propiedades medicinales y son comestibles. Muchas de ellas serían excelentes aceites vegetales o bálsamos.

5 principales malas hierbas para mi jardín.

1. Plátano de hoja ancha (Plantago major).

Suele aparecer donde el suelo está compactado.

  • Acumula nutrientes: Estudios afirman que puede acumular calcio, azufre, magnesio, manganeso, hierro y silicio.
  • Tiene propiedades comestibles y medicinales.

Beneficia al suelo si se deja crecer y secar por sí mismo. Para tener un jardín más ordenado, recorta las hojas mensualmente y mételas bajo el mantillo, o colócalas encima de la tierra para que se descompongan de forma natural.

Deja las raíces intactas, la planta volverá a crecer o las raíces se descompondrán, enriqueciendo el suelo y atrayendo a los organismos beneficiosos de la tierra.

2. La pamplina (Stellaria media).

La pamplina aparece en suelos alterados, como los parterres de jardines y las zonas muy labradas, lo que indica una baja fertilidad.

  • Acumula nutrientes: Se dice que la pamplina acumula potasio y fósforo.
  • Insectos beneficiosos: La pamplina atrae a los polinizadores que buscan néctar en la primavera y a principios del verano.

La pamplina es comestible y tiene propiedades medicinales.

La pamplina beneficia al suelo si se deja crecer y morir por sí sola. Para tener un jardín más ordenado, recorte las plantas mensualmente y métalas bajo el mantillo, o póngalas encima de la tierra para que se descompongan de forma natural.

Deja las raíces intactas: la planta volverá a crecer o las raíces se descompondrán, enriqueciendo la tierra y atrayendo a los organismos beneficiosos del suelo. Cortarla reducirá su disponibilidad para los polinizadores

3. Cenizo o quinhuilla (Chenopodium album).

La presencia de cenizo o quinhuilla es común en los campos de cultivo antiguos, donde se usaron fertilizantes químicos en exceso. Con el tiempo, estas “malas hierbas” mejorarán la calidad del suelo.

  • Acumulador de nutrientes: Se dice que las raíces profundas de los cuartos de cordero acumulan nitrógeno, fósforo, potasio, calcio y manganeso al tiempo que aflojan el suelo.
  • Tiene propiedades comestibles muy nutritivas cuando se encuentra creciendo en entornos seguros. Las hojas alcanzan un alto precio en algunas regiones.

La cenizo o quinhuilla beneficia al suelo si se les deja crecer y morir por sí mismos.

Para tener un jardín más ordenado, recorta las plantas mensualmente para que no puedan florecer y mételas bajo el mantillo, o colócalas encima de la tierra para que se descompongan de forma natural.

Deja las raíces intactas: la planta volverá a crecer o las raíces se descompondrán, enriqueciendo la tierra y atrayendo a los organismos beneficiosos del suelo.

4. Trébol blanco (Trifolium repens).

El trébol blanco aparece en campos y césped secos y carentes de nitrógeno que cubren un suelo arcilloso duro. Los césped en los que los recortes de hierba se retiran rutinariamente con el tiempo se vuelven carentes de nitrógeno.

  • Fijador de nitrógeno: El nitrógeno es necesario para el crecimiento de las plantas, y el trébol puede ayudar a transferir el nitrógeno del aire al suelo para que sea utilizado por los cultivos vecinos.
  • Acumulador de nutrientes: Se dice que el trébol acumula fósforo.
  • Insectos beneficiosos: El trébol atrae a las mariquitas y a los polinizadores que buscan néctar. Proporciona refugio a avispas, arañas y escarabajos de tierra. El trébol es el lugar preferido para la puesta de huevos de las crisopas.
  • El trébol blanco tiene flores comestibles.
Hideyuki KAMON Flickr

El trébol blanco se utiliza a menudo como cubierta vegetal permanente en las zonas de huerta. Cubre y protege el suelo y las raíces poco profundas de los árboles frutales. En el huerto, el trébol blanco se utiliza a menudo en los caminos, fertilizando el suelo del jardín cercano.

5. Diente de león (Taraxacum officinale).

El diente de león es una de las malas hierbas más comunes y posiblemente la más beneficiosa de todas. Suele aparecer en suelos arcillosos y duros, ya sea en jardines, campos antiguos o césped.

  • Acumulador de nutrientes: Se dice que las profundas raíces del diente de león acumulan potasio, fósforo, calcio, cobre, hierro, magnesio y silicio al tiempo que aflojan el suelo.
  • Insectos beneficiosos: El diente de león atrae a las mariquitas y a los polinizadores que buscan néctar. También atrae a avispas parasitoides y crisopas.
  • El diente de león tiene hojas, raíces y flores comestibles con propiedades altamente medicinales. De hecho, es una de mis hierbas favoritas para el jardín medicinal.

El diente de león beneficia a la tierra si se le deja crecer y morir por sí mismo.

Para tener un jardín más ordenado, recorta las hojas mensualmente y mételas bajo el mantillo, o colócalas sobre la tierra para que se descompongan de forma natural. Deja las raíces intactas: la planta volverá a crecer o las raíces se descompondrán, enriqueciendo el suelo y atrayendo a los organismos beneficiosos de la tierra. Si las cortas, reducirás su disponibilidad para los insectos beneficiosos.

#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://ecoinventos.com/

A %d blogueros les gusta esto: