4 consejos para mejorar la comprensión lectora, según una profesora de lingüística


Leer es algo que hacemos todos los días, pero ¿Cuántas veces lees un libro, un artículo o un blog sin retener la información? Posiblemente tu comprensión lectora, pueda mejorar.


Nuestros cerebros no están hechos para los hábitos de lectura actuales. Leemos mucho más que cualquier generación anterior, pero no digerimos lo que leemos como ellos. Esto ha hecho que sea cada vez más fácil olvidar las cosas que hemos leído.

Estos consejos los ofrece Naomi S. Baron, profesora emérita de lingüística en la American University y autora de múltiples libros y estudios sobre la lectura y el aprendizaje. En un artículo para Big Think, explica por qué algunas formas de leer, y de comprender la información en general, son mejores que otras y conducen a una mayor retención y también a una mayor comprensión lectora, especialmente de los conceptos abstractos.

Recuerda que la cantidad no es la calidad: si quieres recordar realmente lo que has leído y aplicarlo fácilmente a tu vida, tienes que cambiar tu forma de leer. Para ayudarte a cambiar tu patrón de lectura y mejorar permanentemente tu memoria, aquí tienes 4 consejos que marcan la diferencia:

Lee, no escuches.

Los audiolibros son un gran invento. Muchos viajes en coche fueron mucho más divertidos de lo que podrían haber sido porque me pasaba las horas en la universidad escuchando novelas. Pero tengo que admitir que hoy no puedo contar mucho sobre ellas.

Si quieres recordar lo que lees, es mejor leer que escuchar, dice Baron. También es mejor para la comprensión, porque es menos probable que tu mente divague, y también porque es más fácil volver a leer cualquier cosa que no entiendas del todo la primera vez.

Lee en papel, no en formato digital.

Pexels.com

Baron afirma que hay una “cascada de investigaciones que confirman que aprendemos mejor cuando leemos palabras impresas en papel que en una tableta, un lector, un teléfono o un ordenador”. ¿Por qué? Una de las razones es que nuestra memoria del material está ligada al mundo físico: recordaremos dónde estaba algo en la página o en qué punto del libro se encontraba, explica.

Relacionado: Los beneficios terapéuticos de la lectura

Pero también hay un sutil cambio de actitud cuando leemos digitalmente, dice, que los investigadores llaman “hipótesis de la superficialidad”. Explica que “según esta teoría, las personas se acercan a los textos digitales con una mentalidad adaptada a los medios sociales ocasionales, y dedican menos esfuerzo mental que cuando leen en papel”.

Deja de hacer varias cosas a la vez.

Hay que reconocerlo: la noticia de que la gente recuerda más cuando lee en papel fue una muy mala noticia para todo el mundo. Me encanta leer, pero estoy cansado del papel. Es posible que si te hubieras mudado las veces que yo en los últimos años con tantos libros, te sentirías de igual manera. Además, disfruto de la comodidad de tener toda una biblioteca en el bolsillo en todo momento, y de poder descargar un ejemplar de cualquier libro que me encuentre o del que oiga hablar en el momento en que se me antoje. El papel es lo único que me importa.

Pero las investigaciones de Baron sugieren que si se quiere retener lo que se lee, hay que abordarlo con cierta seriedad. He comprobado que si interrumpo mi lectura cada vez que llega un mensaje de texto u otra notificación, esto tiene un efecto negativo en mi concentración y en mi capacidad para absorber la información. Así que, tanto si lo haces en papel como en formato digital, cuando leas, limítate a leer. Silencia las notificaciones si puedes. Así lo haré a partir de ahora.

Repasar a menudo.

Hay varias prácticas comunes que dificultan el aprendizaje en los medios digitales, escribe Baron. Entre ellas, el menor uso de anotaciones y la menor frecuencia de repaso. Es una pena, porque la lectura electrónica está diseñada para que tanto la anotación de lo que se ha leído como la revisión sean experiencias muy fluidas.

En realidad, una de las razones por las que prefiero los libros digitales en lugar de los de papel es la función de búsqueda. Si encuentro algo que hace referencia a un punto anterior, o a una persona que apareció antes en el texto, es muy fácil hacer una búsqueda con el nombre de esa persona o ese término para poder encontrar rápidamente las menciones anteriores.

Relacionado: ¡Comprobado!: leer en dispositivos electrónicos reduce la comprensión lectora

Repasar lo que has leído suele ser la clave para una mayor comprensión y una mayor retención. Así que repasa mucho y aprovecha el poder de las búsquedas.

Vivimos en un mundo en el que nuestra atención se divide y dispersa sin cesar. La lectura en un espacio tranquilo tiene su razón de ser, y la lectura en el móvil es intrínsecamente más distractora y divisoria. Ser consciente de cómo y cuándo se lee puede ayudar a convertirse en un lector mejor y más atento, que se sentirá menos sobrecargado y más enriquecido por el proceso.

close

Tomado de http://Notaantrpologica.com/