150 países encabezan ‘Declaración por la Cultura’ en Mondiacult 2022

La conferencia mundial sobre políticas culturales y desarrollo sostenible fue centro de actividades

La jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, acompañada de la escritora y esposa del presidente Beatriz Gutiérrez encabezaron la inauguración de la Conferencia Mundial de la UNESCO sobre Políticas Culturales y Desarrollo Sostenible Mondiacult 2022,tras 40 años de que la Ciudad de México fuera sede de este encuentro. Destacó que la capital del país es una ciudad milenaria con gran historia y grandes culturas.

“Esta ciudad es una ciudad de libertades, hospitalaria, que ha recibido durante distintos siglos y particularmente el siglo XX y XXI, distintas migraciones de distintos lugares del mundo. Aquí se recibió a mucha gente que vivió la represión en distintos momentos y en distintos lugares”, destacó.

Sin embargo tras dos días de actividades este viernes la Mondiacult 2022, en la que estuvieron presentes 150 ministros de cultura de distintos países llegó a su fin.

La conferencia mundial sobre políticas culturales y desarrollo sostenible fue centro de actividades que iniciaron en el Auditorio Nacional y el inicio de sesiones en el Complejo Cultural Los Pinos, a donde se realizaron conferencias y diálogos entre los ministros Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y México. Esta reunión en México también es histórica porque se desarrolla a pesar de las diversas crisis que ocurren en el mundo.

El pasado miércoles se llevaron a cabo 18 sesiones temáticas en total más 13 eventos paralelos y una “Declaración por la Cultura”, en la que estuvieron presentes funcionarios y especialistas y promotores culturales.

La declaratoria es el resultado de 10 meses de negociaciones multilaterales dirigidas por la Unesco, y en la que se afirma por primera vez que la cultura es un “bien público mundial”, y se marca una hoja de ruta común para reforzar las políticas públicas en este ámbito. Por este motivo, se hizo un llamado a integrar a la cultura “como un objetivo específico por derecho propio” entre los próximos Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.

El texto adoptado por los Estados define un conjunto de derechos culturales que deben ser tenidos en cuenta en las políticas públicas, que van desde los derechos sociales y económicos de las y los artistas, pasando por la libertad artística, hasta el derecho de las comunidades indígenas a salvaguardar y transmitir sus conocimientos ancestrales, y la protección y promoción del patrimonio cultural y natural.

También pide una regulación sustancial del sector digital, en particular de las grandes plataformas, en beneficio de la diversidad cultural en línea, la propiedad intelectual de artistas y el acceso equitativo a los contenidos para todas y todos.

En la Declaración, los gobiernos también se comprometen a intensificar la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales, con una mayor cooperación internacional en este ámbito. Asimismo, solicitan a los operadores del mercado del arte que no pongan a la venta objetos cuya procedencia no esté probada.

 El secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, que participó en la clausura de este magno evento, aseguró que “la cultura es la esperanza de la humanidad, pues está en el eje de nuestra idea de convivencia global, de la naturaleza misma de toda política exterior, que parte del reconocimiento de las y los otros, y del entendimiento de otras culturas”.

A su vez, la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, afirmó que la Declaración adoptada hoy es un compromiso de acción”. Anunció también la creación por parte de la Unesco e Interpol de un museo virtual de bienes culturales robados. Será una herramienta educativa y pedagógica, para que se pueda conocer la historia de estas obras y, al mismo tiempo, una herramienta de investigación para las personas que tengan dudas sobre el origen de un elemento. Se pondrá en marcha de aquí a 2025.

Por su parte, el presidente de la Conferencia de la Unesco, Santiago Irazabal, aseguró que Mondiacult fue un momento único para dar forma a una nueva visión de las políticas culturales, ya que “tras los cambios sin precedentes provocados en todo el mundo por la pandemia, una reflexión plural, democrática y propositiva sobre cultura se presentó como una necesidad urgente”; mientras que el subdirector general de Cultura de la Unesco, Ernesto Ottone, recalcó el objetivo de que la cultura sea considerada como un “bien común de la humanidad”.

Tomado de https://politico.mx/